s√°bado, 25 de octubre de 2014

El objetivo: el Objetivismo.

Estrategas de la historia tomaron decisiones en un momento y en un lugar marcando la dirección del destino de sus fieles. Desde Temístocles en la mayor batalla naval de la Historia en Salamina, hasta Napoleón en la adversidad climática de Prusia, pasando por Alejandro Magno en medio mundo. Aciertos, o errores. Su balanza de justicia no aplicaba otra esencia que la intuición o incluso la santería, más lejos en la Historia. Supersticiones en el tiempo que recreaban los desastres por venir o las glorias por celebrar. Todo eso era registrado por auténticos arquitectos de leyendas o simples narradores: los historiógrafos. Amenhotep, Jenofonte, Heródoto, Flavio Josefo, y un interminable etcétera describían cada uno con su estilo las referencias que les dictaban cuando ellos no podían vivir en primera persona el noble arte de la guerra o simplemente la vida cotidiana de su sociedad.
Con el paso del tiempo, la trascendencia de los hechos segu√≠a siendo la misma que en los inicios de las contiendas, pero la notoriedad del informante carec√≠a de protagonismo. Una vida tan entregada a la causa como imperdonablemente olvidada. Es por eso por lo que los habitantes del p√ļblico general s√≥lo somos capaces de recordar el nombre de los grandes historiadores griegos, los escribas egipcios o si acaso alg√ļn bi√≥grafo o fil√≥sofo -“invitado” por la ense√Īanza de bachillerato-. La quintaesencia de tal o cual escribiente se diluy√≥ con la oscuridad b√°rbara de la Edad Oscura. S√≥lo las t√≠midas aportaciones de los juglares del medievo consegu√≠an arrojar algo de luz a la vida y obras de caballeros o reyes de la √©poca. Pero no fue hasta el Renacimiento cuando de nuevo se pretend√≠an contar las cosas teniendo en cuenta la fuente de la que manaban. El Renacimiento era precisamente eso. “Volvamos al pasado, que parece que todo iba mejor que hace unos siglos”. El peso de la Historia cae entonces -mayoritariamente- sobre los monjes, que acu√Īaban en sus escrituras las diferentes vivencias siempre sesgadas por la doctrina de su Dios. Apenas Bartolom√© de las Casas fue capaz de relatar lo que realmente pasaba en las Indias desde un objetivo punto de vista que le caus√≥ serios problemas con sus contempor√°neos, hasta tal punto que hoy se le considera un precursor de lo que todos conocemos derechos humanos. El paso del tiempo fue dando cabida a relatos m√°s fieles a los hechos, toda vez que no siempre el perejil de la Iglesia estaba metida en todas las salsas. 
El pensamiento del hombre estaba ya para entonces demasiado marcado por la desigualdad social. Mucho pobre con pocos privilegios, y poco rico con muchos. Mujeres y hombres contra los ricos y viceversa. La √ļnica diferencia con las sociedades feudales era el paso adelante de campesinos y gente de bien y no tan bien, que comenzaban a crear ciudades, donde ten√≠an cabida gracias a la aparici√≥n de nuevos oficios y maestrazgos que, sin olvidar su origen humilde, les permit√≠an vivir all√≠ sin el cargante yugo de los nobles a los que sus tatarabuelos hab√≠an servido por nacer en el lado equivocado de la balanza. En la c√ļspide de ese cambio: Francia. La convulsi√≥n sociopol√≠tica del XVIII vino derivada por la enorme deuda p√ļblica. As√≠, el rey Luis XVI se vio obligado a convocar en asamblea a un cuerpo de representantes nacionales cuyo precedente se remontaba dos siglos atr√°s: los Estados Generales.
A continuaci√≥n, pongo sobre la mesa todas las cartas boca arriba, pero antes de eso ¿usted con qu√© ideolog√≠a se identifica?¿Izquierdas?¿Derechas?… Lea de d√≥nde y por qu√© proviene esa denominaci√≥n: la Asamblea constaba de 300 representantes del Primer Estado, 300 del Segundo Estado y 600 del Tercer Estado. P√≥ngase estimado lector en la piel de Sandro Rey e intente descifrar qu√© estamento se corresponde con los Primer, Segundo y Tercer estados. Si cree que el primero era la nobleza, se equivoca. Por debajo del rey estaba el clero, antes incluso que la nobleza. Por eliminaci√≥n, habr√° deducido que los comunes eran el √ļltimo de la fila. Cuando la asamblea se reuni√≥ en Versalles, prevalec√≠a la costumbre de situar a los invitados de honor a la derecha del anfitri√≥n, cuyo verdadero origen es el famoso “sentado a la derecha de Dios Padre”. Por eso, la nobleza y el clero se sentaban a la derecha del rey y los comunes a su izquierda. Ahora ya tiene usted el por qu√© de la definici√≥n. Si est√° leyendo esto, probablemente sea de izquierdas… pero si no fuera as√≠, me pregunto cu√°nto deber√≠a trepar en su √°rbol geneal√≥gico para encontrar los antepasados que se sentaban a la derecha. A lo mejor no existen, y su ideolog√≠a solamente est√° definida por lo que le han contado desde su m√°s tierna infancia y que ha cre√≠do a pies juntillas porque la curiosidad haya pasado por delante de usted como el AVE por Puertollano. Si se cree de derechas, a lo mejor pertenece a esa parte del pueblo llano que el clero ha atra√≠do hacia el banco derechudo a fuerza de mentiras, muerte, destrucci√≥n e imposici√≥n durante siglos. Tanto en el √°mbito humano como en el corresponsal. La derecha, amigo, llevaba ah√≠ sentada mucho tiempo. Y cre√≠a que pod√≠a seguir estando por “lo bien” que lo hicieron sus predecesores. Sin embargo, la revoluci√≥n que tuvo lugar en Francia hizo que muchos comunes perdieran el miedo y se reubicasen buscando su sitio en la parte izquierda del hemiciclo. Entre todos esos que se cambiaron de bando volviendo a ser librepensadores de izquierdas, estaban y est√°n hoy tambi√©n algunos de los periodistas cuyo sentido de la lealtad ideol√≥gica se ve mermado por la posibilidad de no encontrar un puesto de trabajo en el que demostrar que los que manipulan la informaci√≥n y el poder son los otros, los de derechas. Y que si los de izquierdas lo hacen, es para amortiguar los golpes en la contienda. El periodismo de campo es el mayor arma que tiene el pueblo a su disposici√≥n para que la injusticia social no prevalezca. Para eso naci√≥. No para desvirtuarse servilmente a ojos de los que manden, da igual el siglo que sea.

Para finalizar, y despu√©s de esa reflexi√≥n sobre la propia ubicaci√≥n del lector se me ocurren un par de preguntas: ¿cu√°nto tienen que trepar en el √°rbol todos los periodistas de derechas de esta pandereta de pa√≠s? y ¿d√≥nde se sentar√≠an los grandes histori√≥grafos a qui√©n seguramente esos tengan en sus librer√≠as?… La respuesta a la primera no la s√©, la respuesta a la segunda s√≠: probablemente se sentar√≠an en alguna atalaya desde la que observar como la especie va consumiendo poco a poco el objetivismo. 

s√°bado, 18 de octubre de 2014

Gerundenses de Espa√Īa.

Gerundenses, pero no de Girona, sino de Gerundio. Ellos son nuestro mayor error. Nuestra carga y, cada vez m√°s, nuestro cilicio. Son los Frankensteins que est√°n junto a nosotros, su ni√Īa, en la orilla del lago. La iglesia acusando a los medios de comunicaci√≥n de inducir al adulterio. M√≥nica de Oriol, rajando. Los jetas de las tarjetas, a lo suyo: negando la mayor. Rajoy, rajoyeando. Mato, matando. Y el PSOE, intentando. Gallard√≥n, muriendo matando. B√°rcenas, descansando… ¿qu√© es de B√°rcenas? Desde que se supo que la cabeza de Gallard√≥n salvaba a su mujer de la c√°rcel no ha vuelto a decir ni m√ļ. Esperanza, repartiendo… octavillas contra Podemos. 

Y el resto de nosotros, esperando. Ya s√≥lo quedan trece meses para que, a pesar de la presumible victoria, nos deshagamos de la mayor puta mierda que hemos elegido en la historia de la democracia. Se lo dije a mi entorno el d√≠a despu√©s y el tiempo, desgraciadamente, me ha dado la raz√≥n. El absolutismo es el peor m√©todo para ser gobernado, ya que si bien atiende al pensamiento de la mayor√≠a, muchas veces los actos derivados de √©l, se alejan tanto de lo que los propios votantes quer√≠an, que es contraproducente. Hemos sido v√≠ctimas de lo que llev√°bamos haciendo muchos a√Īos: votar contra alguien, en lugar de estar convencidos y votar a Fulano o Mengano porque ten√≠an un programa convincente. Algo de culpa tendr√°n tambi√©n los partidos incapaces de renovar expectativas o ilusiones o lo que fuere ¿eh PSOE e IU, etc…?
Me agradar√≠a tener la certeza de que hay al menos tres millones -s√≠, tres- de votantes del menos popular de los partidos que NO son est√≥magos agradecidos, y que la pr√≥xima vez que haya que votar en gordo, se pondr√°n el traje de faena y dar√°n la estocada a sus actuales ¿representantes? en el gobierno. Digo en gordo, porque las auton√≥micas, con el cambio de la ley de mayor√≠as decretada por el art√≠culo 33, me parece que va a calcinar cualquier atisbo de mejora a nivel m√°s b√°sico (sobre todo si Podemos no mueve ficha). De la misma manera, es deleznable que pretendan perpetuar sus siglas modificando algo que, mir√°ndolo incongruentemente, incluso beneficia a sus archienemigos de Bildu en Euskadi, por ejemplo. Harina del mismo costal, que ellos se empe√Īan en poner en otro.
No soy tan est√ļpido como para pensar que estamos en Disneylandia, donde lo bonito ser√≠a que los que han estafado devuelvan hasta el √ļltimo puto duro, y los agraviados recuperen lo que aquellos les tangaron. Donde el sentido com√ļn repusiera en sus cargos a los dos jueces que han tenido las pelotas y el poco seso de pensar que en realidad no estaba todo podrido, y que han acabado trasquilados e inhabilitados por lustros. Ni siquiera para el Peque√Īo Nicol√°s ha sido Disneylandia, aunque al menos el chaval lo ha intentado. El CNI, la Xunta, el Ayto de Ribadeo… Hola, Torrente 6. El rapaz honrosamente admite que lo de las #blackcards le superaba. Algo es algo. A pesar de haber sido pillado en su huida hacia adelante, no deja de ser gracioso que Nicol√°s el imberbe viera que aquello era demasiado, y su “cercano” Arturo Fern√°ndez pensase que era el corral de la Pacheca, y gastar indecentes cantidades de dinero en sus restaurantes. Hay que ver. Pobrecillo. Por no hablar del resto los tarJetas. Con unos conceptos que parecen la monta√Īa rusa de los gastos: clubes, pubs y discotecas. Flores, gr√ļas, joyas, caf√©, lencer√≠a, parkings, y un etc√©tera que me dar√≠a para aburrir. S√ļmenle las horas intempestivas de los efectivos retirados de cajero, y tendr√°n un cocktail que ni Viacheslav Molotov se atrever√≠a a tocar.
En definitiva, y una vez vistas “las sentencias” al toro, se ha demostrado que hay quien est√° por encima del bien y del no-tan-bien. Corleones que como en las pel√≠culas destruyen a gente con el solo chasquido de sus dedos. Otra realidad. Es Matrix, pero dominando el Or√°culo, que es como mola. Un lugar en el que el leivmotiv sea la maldad. “Bienaventurados los hijos de puta porque ellos heredar√°n la Tierra”. Banqueros, con sus palmeros, que cambiaban las banderas de unos pa√≠ses a otros para que no se notase que gobernaban los mismos en todas partes.
Por otro lado, y cambiando de tema, para acabar con un poco de esperanza, “negativo” a veces es positivo. Al menos, seg√ļn los s√≠ntomas del cooperante de Cruz Roja “s√≥lo” tiene malaria, y el resto de ingresados tambi√©n han dado negativo para √©bola, al menos de momento. Mientras, la negligente y casi-crucificada auxiliar de enfermer√≠a dicen que ha cenado s√≥lido ya. Ol√©. Tengo ganas de que salga de esa maldita habitaci√≥n para ponerse cara a cara con el consejero y la ministra. A ver si tienen los cojones de ratificar su versi√≥n con ella delante… y sobre todo a ver c√≥mo le explican el sacrificio de Exkalibur cuando vea que el perro de la infectada yankee est√° en cuarentena. 

Por suerte, los gerundenses de Girona salen muy bien parados en la comparación con los de Gerundio. No hay color. Ni siquiera el de las banderas.

viernes, 10 de octubre de 2014

Homo homini (canis)lupus.

¿Exc√°libur o Exministra?¿Qu√© preferimos? O exconsejero. O expresidente. O exterminio. O exbienestar. Amigos, s√≠. Lo poco que quedaba para separarnos del 3er mundo ha saltado por los aires por la ineptitud de esos a los que les hemos dado rienda suelta para dirigir el pa√≠s. Mejor dicho: no ha saltado, la han tra√≠do por los aires. Los respetados y respetables 14 kms del estrecho se han convertido en algo anecd√≥tico. El enemigo estaba en casa, como en tantas ocasiones. La desafecci√≥n hacia el continente negro ennegrece como el holl√≠n las conciencias de unos cuantos mamarrachos que necesitan seguir viciando el c√≠rculo de la desinformaci√≥n para poder justificar lo injustificable. Con medias verdades, o lo que es lo mismo: con medias mentiras.
Imagen vía eldiario.es
Exc√°libur… Cuenta la leyenda, que el mago Merl√≠n forj√≥ y fij√≥ una espada a una piedra con la ayuda de la Dama del Lago, con una inscripci√≥n: aquel que consiguiere extraer la espada reinar√≠a en Inglaterra. As√≠ de primeras resulta dif√≠cil de creer, pero bueno, nos han dicho que fue como el Rey Arturo se erigi√≥ en monarca de Inglaterra. Tan dif√≠cil de creer como casi todas las leyendas, pero sin embargo todas ellas asumidas dado el car√°cter nost√°lgico y/o m√°gico que las envuelve… y de los contempor√°neos -o no tanto- que las comenzaron. Como la Biblia. Y he aqu√≠ el √ļnico nexo entre la desfachatez de los fachateros, y el deceso animal m√°s llorado desde la muerte de la madre de Bambi. La paradoja de los que pensaron que no pod√≠a hacerse de otra manera ha ajustado cuentas con el c√°nido. La Comunidad Cient√≠fica internacional aconsejaba no sacrificarlo, pero ya se sabe: lo que la Iglesia ha unido, que no lo separe el Hombre… y mucho menos la Ciencia, por favor. No s√© a vosotros, pero a m√≠ de un tiempo a esta parte, se me retuerce el alma al pensar que alguna de mis relaciones interpersonales de cualquier √°mbito en las grandes urbes sea con gente que ideol√≥gicamente es af√≠n a la cala√Īa que tenemos en el gobierno. Digo esto porque aqu√≠ nadie dice que vota al PP, pero luego tienen 10 millones de votantes. Eso es dato. Y lo √ļnico que se puede hacer para mitigar eso es instigar a los que se abstienen de ir a las urnas para que vayan, de manera que la divisi√≥n de porcentajes y el resto de la parafernalia datum√©nica de los recuentos electorales se modifique y propicie nuevas alianzas, o al menos se requieran m√°s coaliciones que emborronen un poco el dibujo que tenemos.
Sin entrar en t√©rminos t√©cnicos, es triste, MUY TRISTE, que sea el Presidente de los vir√≥logos espa√Īoles el que tenga que decir p√ļblicamente que ellos, y no al rev√©s, se pusieron en contacto con la consejer√≠a de Sanidad de Madrid y con la direcci√≥n general de la Salud P√ļblica para ofrecer sus servicios en algo tan tremendo como lo que se pod√≠a producir. Pero m√°s triste es a√ļn que desde Madrid les dijeran (y cito) “Muchas gracias, lo tendremos en cuenta”… ¿en cuenta?¿EN CUENTA? ¿¿Pero qu√© cojones necesitaban para pedir opini√≥n a los que m√°s saben de un tema tan espec√≠fico en el pa√≠s?? Es vergonzoso, temerario y frustrante (ord√©nalo como quieras) que a la pregunta tan b√°sica de “¿qu√© hacemos con esto?” la respuesta no sea “Llama a los vir√≥logos, a ver qu√© dicen”. Y es insultante y despreciable que manifiesten p√ļblicamente que esperan que la Virgen de la Paloma (a la que el Consejero pidi√≥ salud para recortar gastos sanitarios) nos ayude de la misma manera que Ana Botella pidi√≥ ayuda y trabajo para todos a otra virgen, o las condecoraciones que dan la vuelta al mundo (inclu√≠da mofa del Wall Street Journal) y entierran en lo que dura un parpadeo la reputaci√≥n ganada durante D√ČCADAS por cient√≠ficos exiliados que tienen que dar explicaciones a la hora del caf√© en sus trabajos en Alemania, USA, Suiza, Escandinavia o UK. De verdad, ¿es necesaria esta flagelaci√≥n constante a la que nos someten los que est√°n viviendo en su puta realidad virtual y medieval de cruces, √°ngeles y demonios? Se creen que viven en una pel√≠cula de los hermanos Wachowski cuando est√°n en una de Mariano Ozores, o peor a√ļn, de Santiago Segura. El Herald Tribune ya ha comentado que la saga Torrente se parece m√°s a la realidad del pa√≠s que a la ficci√≥n. J√≥dete y baila. En estos momentos, somos un maldito cero a la izquierda del mundo. Un pozo m√°s grande que el que utiliz√≥ Le√≥nidas para tirar a los emisarios persas de Jerjes I cuando fueron a pedirle el agua y las tierras de Esparta.
¿Merecemos una ministra ignorante y cobarde sin la determinaci√≥n suficiente para abrir la boca en una rueda de prensa tras el primer caso de contagio en el primer mundo? Y que pasados 5 d√≠as todav√≠a siga sin decir nada ¡¡¡Ni siquiera preside la comisi√≥n del gabinete de crisis reci√©n creado para ello!!! ¿Merecemos un desastre administrativo y apresurado en el que la improvisaci√≥n se convierte en el eje de cualquier movimiento?¿Merecemos que un miserable consejero tenga el rostro de hormig√≥n y a instancias del Gobierno diga que la √ļnica culpable del contagio es la propia enferma?¿Merecemos una gesti√≥n nefasta de la situaci√≥n, con una desinformaci√≥n orquestada que lo √ļnico que genera es incertidumbre y caos en la sociedad?¿Merecemos que se oculte informaci√≥n real sobre lo que realmente se hace en Espa√Īist√°n con los protocolos?¿Merecemos que el presidente dijera que estaba todo controlado cuando no lo estaba?¿Merecemos que la prensa est√© adormilada -salvo contadas excepciones- en el regazo gubernamental?¿Merecemos que en el resto de Europa piensen que somos idiotas por haber tra√≠do una enfermedad sin cura cuando se iba a traer a un lugar sin garant√≠as de aislamiento donde tratarla? La respuesta es s√≠. Lo merecemos. Merecemos una pol√≠tica informativa igual de deficiente y autoritaria que la pol√≠tica social, la econ√≥mica y la fiscal. Homo homini lupus

N. del A.: Para los que sigan creyendo que no somos un cero a la izquierda, que echen un vistazo al enlace en el que se habla de la dosis de Zmapp asignada a Noruega cuando la necesitaba Espa√Īa: http://www.elsemanaldigital.com/noruega-ridiculiza-a-espana-al-recibir-el-zmapp-que-se-le-nego-a-ana-mato-por-137857.htm

s√°bado, 4 de octubre de 2014

El políglota poliglotón.

Hay dos tipos de chistes: los cortos y los largos. Los cortos, incluso siendo malos, pueden sacarte una sonrisa. Los largos siempre son malos; pueden ser bien contados y hacer gracia, pero est√°n condicionados al int√©rprete. 
Como ejemplos de lo anterior, uno corto: van 27 del PP, 15 del PSOE, 5 de IU y 11 sindicalistas de viajes, compras y comilonas con unas tarjetas de cr√©dito opacas y se funden 15,5 millones de euros. Como chiste, est√° bien. O este otro: va el gobierno e indemniza al tito Flo con 1.350 millones de euros por cerrar Castor. Jajaja. Me parto. 
Ahora vamos con uno largo: el chiste de Ca√Īete en la EuroC√°mara. El examen previo a que se le adjudique (o no) la comisar√≠a europea de Clima y Energ√≠a es un chiste largo, y como tal, malo. De los Pirineos para abajo hemos tragado carros y carretas. Nos lo han puesto como patata emulsionada sobre cama de milhojas con nocilla y mahonesa, y nos lo hemos comido enterito e incomprensiblemente impert√©rritos, cuando est√° claro que eso no es una delicatessen, sino una puta mierda. Pero aqu√≠ nadie dice nada. En su af√°n de hipop√≥tamo tragabolas, el PP se ha pensado que el resto de ciudadanos europeos son igual de p√°nfilos que nosotros. Sin embargo, nada m√°s lejos de la realidad. En el resto de Europa, cuando cuentas un chiste tienes que tener claro que el humor belga no es igual que el franc√©s o el alem√°n. Que all√≠ no hace gracia que mientras ellos se parten el pecho por ser un ejemplo y tener gobiernos transparentes, aunque haya alguna manzana podrida de vez en cuando, no toleran el tr√°fico de influencias o la corrupci√≥n. Hablamos de gente normal que no concibe, por ejemplo, que cuando cambias de trabajo, pactes un despido con tu jefe para chupar el finiquito cuando lo que realmente deber√≠as hacer es pedir la baja voluntaria y si-te-he-visto-no-me-acuerdo. Gente acostumbrada a que sus ministros dimitan por 6.000€ de transporte que no deber√≠an haber “timado” al pueblo, o a que parlamentari@s dejen sus puestos porque no est√°n de acuerdo con la gesti√≥n de su Gobierno para con ciertos conflictos geopol√≠ticos. 
A esos, Sr. Ca√Īete, barones del PP, les da igual que les contestes en m√°s o menos buen ingl√©s, franc√©s o alem√°n, demostrando aptitudes ling√ľ√≠sticas que valdr√≠an para el cargo, porque lo que buscan es transparencia. Que se vea el otro lado... algo que vuestra carne de cerdo no permite. Y hacen las preguntas sin posibilidad de escurrirse y a la cara, no a un plasma y sin oportunidad de r√©plica. Algo tan sencillo como (sabiendo que vendiste las acciones en petrol√≠feras dos semanas antes del examen) “¿Vendi√≥ usted las acciones a su cu√Īado?”. Es dif√≠cil convencer a muchos no-espa√Īoles de que no fue as√≠, cuando hay claros fundamentos de que lo hizo, ¿eh?… Tambi√©n le preguntaron sobre los sobres, valga la redundancia. Y usted tuvo la jeta de decirles que estaban declarados al fisco. Menudo rostro calizo y castizo hay que tener para decir eso sacando pecho cuando se ha confirmado que es usted un “ungido” 48 horas antes de tener que sentarse en el estrado. Porqueee…. ¿los habr√≠a Ud. declarado de no tener que dar cuentas al Parlamento Europeo?… Diga conmigo que no. Incre√≠ble, Sr. Ca√Īete.
La evasi√≥n pol√≠tica y fiscal de la derecha m√°s rancia est√° mostr√°ndose transparentemente ahora que hay tantos datos sobre la mesa que es dif√≠cil saber cu√°l elegir. Es triste que una de las carreras con m√°s futuro en Espa√Īist√°n sea la de juez, porque al paso que va la burra, tardaremos d√©cadas en limpiar el Poder Judicial de sus “amigos” y podamos ver a presidentes de comunidades, de provincias o alcaldes imputados en prisi√≥n preventiva, a la espera de juicios justos, y no acabe todo en circos medi√°ticos o inhabilitaciones a profesionales que quieren hacer su trabajo de la manera correcta. Se√Īor Ca√Īete, para optar a la comisar√≠a de Clima y Energ√≠a, sepa usted que su sistema no es sostenible. Est√° manchado. No aprendimos (o ment√≠an ustedes muy bien) cuando se hundi√≥ el Prestige. Ustedes dec√≠an que eran “unosh hilillosh”, pero la realidad fue otra bien distinta. Desprop√≥sito tras desprop√≥sito, han llevado ustedes un cilicio que de tanto apretar les ha gangrenado la pierna y ahora ya es demasiado tarde. La amputaci√≥n es mortal de necesidad. En la era tecnol√≥gica, ustedes revierten la legislaci√≥n en renovables tirando por el retrete la poca rentabilidad que daban, para agujerear costas aqu√≠, all√° y acull√°… y crear puestos de trabajo migratorios como el vencejo. Se acaban en Canarias y se crean en Baleares o en el Cant√°brico. No ven -o peor a√ļn, lo ven pero les da igual- que lo realmente bueno a futuro es mandar a tomar por el culo a Repsol YPF y Gas Natural para dar protagonismo a la energ√≠a e√≥lica, solar, de gesti√≥n de residuos, biomasa, etc… Parecen ustedes monjas a punto de abandonar el seno de la iglesia, que pa´ lo que les queda en el convento, se cagan dentro.
Sr. Ca√Īete, adm√≠talo: se dej√≥ convencer por Mariano para salir de la escena pol√≠tica espa√Īola despu√©s de quedar como un machista. Entiendo que Rajoy le ofreciera ir a “trabajar” a Bruselas porque, para √©l, hablar ingl√©s, franc√©s y alem√°n es ciencia-ficci√≥n, y seguramente le parezca  suficiente m√©rito para comandar una comisar√≠a europea. No me extra√Īa. El pobre no da para m√°s. Y as√≠ fue, que pensaban que se comer√≠an aquello como se han comido Espa√Īa, pero no. 
De momento, tendr√° Ud. que esperar, pol√≠glota poliglot√≥n. Y espero y deseo que se tenga que volver al para√≠so espa√Īol. Ese sitio que, por culpa de unos cu√°ntos caraduras, para los dem√°s hace tiempo que se ha convertido en un infierno.