domingo, 21 de diciembre de 2014

Feliz Navidad y Pr√≥spero a√Īo 2017.


Bienvenidos a la Semana Fantástica del Recorte Inglés:
15 de Diciembre 2014 - Hostiazo al PP. Incontables imputados ya...
16 de Diciembre 2014 - Hostiazo a los Pujol. Seis de los siete hijos acaban imputados.
18 de Diciembre 2014 - Hostiazo al expresidente de Bancaja —> Fianza de 138 millones de euros, a pagar en 10 d√≠as.
19 de Diciembre 2014 - Hostiazo a Camps por el tema de las adjudicaciones en la llegada de la Fórmula 1 en Valencia.
¿De——-qu√©——-cojones——-vamos——-en——-este——-pa√≠s——-de——-pandereta?
¿En qu√© momento nos han visto la cara de gilipollas?¿Se pensaban que realmente la gente segu√≠a siendo analfabeta (aunque por desgracia alguno queda)? Por suerte, hemos ido evolucionando todos hacia el siglo XXI mientras ellos se han quedado en el XX. Piensan que todo es igual en las dos Castillas, Extremadura, Andaluc√≠a o Galicia… Y no se dan cuenta de que la Espa√Īa rural a la que miraban por encima del hombro ya apenas est√° exhalando sus √ļltimos suspiros. Han decidido huir hacia adelante y mirarnos por encima del hombro a todos. Craso error. Est√°n tan ciegos que no han visto que la 2¬™ y 3¬™ generaci√≥n democr√°tica de los pueblos de la Espa√Īa profunda y no tan profunda se gastaron los ahorros en mandar a sus hijos a la capital de provincia a estudiar, y por eso hoy toda la competencia profesional que tenemos est√° plagada de gente de origen humilde con conocimientos en materias tan diversas y troncales como ingenier√≠a, arquitectura, justicia, medicina, ciencia, etc… Aut√©nticas eminencias que dan valor a la implicaci√≥n econ√≥mica de sus padres y/o abuelos, y que se han percatado de que el caracter√≠stico olor a abono tanta nostalgia les provoca a ellos no estaba llegando a sus pisos o apartamentos en Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia. La mierda les rodeaba literalmente. 
Es una aut√©ntica verg√ľenza que el peque√Īo Nicol√°s ocupe cientos de minutos en las televisiones, p√ļblicas y privadas, cuando lo que realmente deber√≠an hacer es hablar de por qu√© demonios los congresistas y senadores no se sientan a arreglar el m√©todo para que la impunidad de todos los que se est√°n meando de la risa en nuestra cara se vea reflejada de alguna manera en la prestancia ante la Justicia de todos ellos. El partido del gobierno quiz√° no se ha dado cuenta de que s√≥lo as√≠ puede que recupere un po-qui-to la credibilidad que cada d√≠a que pasa se deteriora m√°s y m√°s. Rajoy tiene que considerar que un cambio de amigos no le ven√≠a mal, pero claro, eso es mucho pedir para alguien que no es capaz de comprobar que lo que pasa en la calle es completamente lo contrario a lo que le dicen que diga que pasa. Se√Īor Mariano, no se puede hacer una regeneraci√≥n si se siguen aprovechando de su situaci√≥n para hacer tropel√≠as de todo tipo.

Hoy ya tenemos claro que la mayor√≠a absoluta que les ampara nos va a costar demasiado. De momento, y ojal√° me equivoque, ser√°n 11 meses de calvario hasta las generales. Luego otros 4 (√≥ 5) meses de negociaciones para ver qui√©n y c√≥mo gobierna. Y por √ļltimo, otro trimestre para enfilar las soluciones para desempobrecer la sociedad, y por lo menos otros seis meses para poder trasladarlo al terreno de juego y empezar a ver de verdad brotes verdes. Con todo esto, por si no el estimado lector no ha ido sumando, tenemos que: 11 + 4 + 3 + 6 = 24 meses. Otros dos a√Īos, se√Īoras y se√Īores. No vamos a poder ver algo en claro hasta Diciembre de 2016, as√≠ que abr√≥chense los cinturones y que Higgs reparta suerte para que realmente el 25 de diciembre de 2016 podamos decir a los nuestros “Feliz Navidad y Pr√≥spero a√Īo 2017”.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Amor de azar.


Cuidado con lo que escribes,
la Policia te ronda
y preparando la honda,
la usar√° si te decides.

Hay una gran diferencia
entre pensar y escribir.
Obligados a discernir,
para hablar de la indecencia.

El desprop√≥sito escucha…
esperando su momento,
sin saber si es uno -o un ciento-
poniéndoles la capucha.

No voy a ser yo quién siembre,
pues nos queda un rato a√ļn.
La mordaza ir√° a un ba√ļl,
a finales de noviembre.

La famosa Ley Mordaza
circunscrita en el lenguaje,
jugando con el paisaje.
Amordazar, amor de azar.

Se√Īoras y se√Īores, la Ley Mordaza ya ha sido aprobada. Una incongruencia tan grande y retr√≥grada como las sandeces que sueltan d√≠a s√≠ y d√≠a tambi√©n los voceros charlatanes del Partido Popular. Desvar√≠os de todo tipo con el √ļnico objetivo de que (al menos eso pienso yo) se hable de ellos y no de la ca√≥tica situaci√≥n del partido de puertas para adentro: dimisiones varias e imputaciones por cientos. La desafortunada y m√≠sera pregunta de Sergio Mart√≠n (Canal 24h) a Pablo Iglesias, las declaraciones de Ignacio Gonz√°lez afirmando que el verdadero problema no es la desnutrici√≥n sino la malnutrici√≥n… vamos, que los ni√Īos est√°n obesos, las del Ministro de Interior contra los jueces -que ya han pedido su dimisi√≥n-, Esperanza Aguirre diciendo que los de Podemos hacen uso privado de lo p√ļblico, o la √ļltima de las pazguatadas de Mariano y su particular Escopeta Nacional “… algo bueno tendr√° Espa√Īa cuando gente de todo el mundo ahorra durante todo el a√Īo para venir a vernos.” ¿Pero c√≥mo se puede ser tan necio de pensar eso? A veces pienso que se r√≠en de todos nosotros y que en sus banquetes y caterings se descojonan de la risa cuando lo recuerdan como hacemos nosotros en las cenas de Navidad de empresa, o reuniones familiares varias. A lo mejor deb√≠an contemplar algo que sancionase las imbecilidades que salen de sus bocas en lugar de las de la gente harta de ellas.
Con jueces inhabilitados en el momento en el que se meten con qui√©n no deben, me deprime pensar que todav√≠a nos queda un a√Īo hasta que tumbemos entre todos la mayor√≠a absoluta para que se empiecen a tomar decisiones consensuadas que hace no mucho tiempo llam√°bamos democr√°ticas y que hoy ya no pueden catalogarse as√≠. Pero me alegra el √°nimo que poco a poco vayan cayendo todos esos Ratos, B√°rcenas, Matas, Fabras, etc… Lo de menos ser√°n las multas que nos metan por decir lo que nos salga de los pendientes. Al fin y al cabo, lo √ļnico que tenemos que sacar en claro no es si votar a la derecha o a la izquierda, sino lo da√Īino que es un Gobierno de mayor√≠as absolutas que hagan y deshagan seg√ļn les convengan de la manera m√°s maquiav√©lica imaginable para expoliar lo p√ļblico en beneficio propio.

Estar√≠a bien reconstruir esta mierda pinchada en un palo sobre la que paseamos para que la gente que no pueda pagar su vivienda no salte por el balc√≥n cuando vayan a desahuciarles, porque todo es reparable menos la muerte. Es trist√≠simo que tengamos que o√≠r con cara de tontos c√≥mo esos hijos de p*** justifican los desahucios por el bien com√ļn de la econom√≠a. No dejemos al azar la voluntad de amordazar. Amor de azar.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Y Luis sacar√° su fusil.


MADRID. C/G√©nova, 13. Apenas ha amanecido en la g√©lida capital. Los cimientos del edificio remodelado con dinero negro como el alma de sus habitadores se tambalean. Mariano, mascando tabaco, entra con cara de pocos amigos. Piensa comenzar a hablar a los all√≠ presentes pero se da cuenta de que bastante mal se le entiende cuando habla ya de por s√≠, como para hacerlo mascando tabaco. Lo escupe. Ahora s√≠, se dirige a todos en tono malote. 
- Tenemosh que hablar. A lash nueve en mi deshpacho.
Nadie dice nada. Mariano sigue con paso firme hasta su despacho echando de menos el tabaco. Nada m√°s entrar, cierra la puerta y se apoya exhausto de espaldas sobre ella dej√°ndose caer hasta quedar sentado como cualquier perroflauta en el 15M, con los codos sobre las rodillas. Con la cabeza apoyada en los antebrazos comienza a llorar y balbucear “¿por qu√©?¿por qu√© Josemari me engatus√≥ de aquella manera?”. Pod√≠a haber seguido chupando de la piragua otros 15 a√Īos sin m√°s responsabilidades que las que le diese la gana tomar, sin dar explicaciones a nadie. Sin embargo, Josemari, el abdominator del siglo XXI, le hab√≠a convencido para continuar con su legado. La gloria eterna. Se la col√≥. De seguro no habr√≠a aceptado el cargo si hubiera sabido que de ello depender√≠an amistades como la que le un√≠a con B√°rcenas, Ca√Īete, Ruiz-Gallard√≥n, Mato, Rato, etc… Gente a la que jam√°s se hubiera atrevido a “no-nombrar” porque eran sus amigos. 
Cabizbajo, una l√°grima resbalaba por su mejilla y su gemela ca√≠a en la parte interior de las gafas. Negaba con la cabeza gacha. No entend√≠a como aquel fat√≠dico d√≠a en el que neg√≥ la mayor y sali√≥ airoso de la visita a la Costa da Morte, comenz√≥ una escalada hacia el poder que acabar√≠a como un reguero de petr√≥leo en el oc√©ano repartido por todos y cada uno de los ministerios de su gobierno apenas una d√©cada despu√©s. √Čl sab√≠a que exist√≠a la caja B. Sab√≠a lo que se hab√≠a hecho en la Comunidad Valencia, y en Galicia, y en Mallorca, y en Madrid. Y sab√≠a que alg√ļn podr√≠an descubrirlo, pero no pensaba que iba a desenterrarse todo a la vez. Tener que dar la cara d√≠a s√≠ y d√≠a tambi√©n le ha acabado obligando a hacer uso de su mayor√≠a absoluta para pactar las preguntas con medios afines al partido en las ruedas de prensa, y responder desde un plasma. Lo nunca visto.

Acongojado, se levanta mientras en su cabeza le martilleaba el “Sweet child of mine” de los Guns N´Roses que Josemari sol√≠a cantarle por lo bajini durante las vacas gordas… A la vez que se acerca a la mesa, un WhatsApp al que no hace caso le hace vibrar el interior de la americana. All√≠ tiene la foto de grupo del primer G20 al que asisti√≥, es su √ļnico recuerdo de aquella cumbre… bueno, ese y su charla con James Cameron “It is very difficult… todo esto”. Se propuso aprender alg√ļn d√≠a pero con tanto l√≠o en la agenda no hab√≠a sido capaz de sacar tiempo. Ni siquiera entre viaje y viaje a Catalu√Īa. Es pronto, pero ya se oyen sirenas en el exterior. Recuerda apesadumbrado los buenos momentos como aquel apret√≥n de manos  con Obama mientras se sienta y saca el m√≥vil con la incertidumbre del “¿Qui√©n ser√°?”. De repente, la puerta se abre sin que nadie llame antes. Una cohorte de los cuerpos especiales irrumpen en el despacho sin mediar palabra, mientras √©l solo acierta a echar un vistazo al tel√©fono que ten√≠a en la mano. Un mensaje escueto pero implacable. “S√© fuerte, Mariano”.