viernes, 29 de mayo de 2015

La verbena de la paloma.

La templanza de los análisis debe ser acorde al valor de los resultados. Por lo visto, en el PP piensan que a pesar de lo que hemos votado, ellos tienen la verdad absoluta (no confundir con “absolutista”, que esa sí que la han tenido). En un convulso escenario como el que nos han mostrado en campaña, parece mentira que hayan sido incapaces de preparar un discurso post-electoral enfocado a la aceptación de lo votado, a la honestidad del mea culpa, a todas esas cosas, en definitiva, que se están echando en falta si escuchamos las declaraciones de estos días después del batacazo.
Espe no llega a entrar, y salen Rita, Rudi, Monago, Fabra, Cospedal, los de ambos archipiélagos, y otros 30.000 empleados públicos cuya única carrera importante fue la que hicieron para coger el metro el día que se afiliaron al PP (pasa lo mismo con el PNV y CiU…). Sin tener ni puta idea de las obligaciones que genera un cargo (a dedo, todavía más), han entendido la vida del ente público como algo privado. Y así nos ha ido. Con cada edificio que se levantaba, se creaba una zanja en la que enterrar toda la mierda que se dispensaban los unos a los otros, y viceversa. Tronistas de verdad. De tal manera que con las zanjas bien selladas dado el poder y el secreto administrativo del que gozaban podían hacer y deshacer sin escrúpulos. Relajados como Ana Botella en el spa el día del Madrid Arena. Por eso tenemos Ciudades de las Artes y las Ciencias con sobrecostes de escándalo, aeropuertos debajo de cualquier piedra pateada, rotondas que claman al cielo, museos inconcebibles, adjudicaciones infames y todo tipo de dispendios ingobernables para cualquier mente salubre de los que ni el mejor sumiller del mundo es capaz de percibir algo que huela a rosas entre tanta mierda.
Los enchufados tendrán que apretar los dientes y el orto para pasar por el aro de la meritocracia, algo bueno SIEMPRE en el ámbito del que hablamos porque el que sea útil no tendrá problemas para mantener su puesto, ni tampoco tendrá miedo… pero el que sea un puto inútil tendrá que aterrizar en la realidad de la que ha vivido apartado todo este tiempo. ¿Querían cambio? Ellos no; sin embargo, otros lo estábamos esperando. Lo mejor: la tendencia de quienes “se van a cargar el sistema democrático de Occidente”… Lo que hay que oír. Espe, deja de vender humo. Los que se quieren de verdad cargar el sistema democrático occidental están acercándose a Europa por el sur y el este. Esperemos que la Comunidad Internacional haga algo al respecto, se llame Guerra Santa o pollas en vinagre, pero algo que nos permita no tener que acotar destinos turísticos por su cercanía, o la incertidumbre del #11M, porque ETA a los del EI “les hace los recaos”.
No deja de ser curioso que el mal perder de los encumbrados les haga ser tan impredecibles. Ayer no pacto con nadie porque voy a ganar. Hoy ofrezco un pacto anti-Podemos al PSOE. Mañana un pacto generalizado, pero sin “soviets”, que me salen granos. Qué fina. Habría sido más fácil que en la campaña hubiera dicho “¡¡Madrileños!! Limpiad vuestros culos con mis votos, pero dejadme seguir chupando del bote”. Seguro que más de uno lo habría hecho. Porque ella es así. Españolaza. De las que gusta por ahí. De las de traje en San Isidro. Bici por El Retiro, y fuego por la boca cuando le pellizcan los pendientes. A Espe le ha cagado la paloma por estar en todas las verbenas. El Espíritu Santo le ha manchado el traje blanco inmaculado. Y ya no hay tarjeta black que te dé el crédito que necesitas a día de hoy, porque por muy al centro que vayas, la derecha te persigue… 


En otro acto de transparencia total, el Ayuntamiento de Madrid ha pedido un trabajo extra a los empleados de limpieza para que retirasen el montón de contenedores que hay llenos de papel triturado no precisamente para hacer confeti en futuras fiestas de cumpleaños. Demencial. ¿Os imagináis que pasa en cualquier otro país del 2º mundo? Mientras tanto, Ana Palacio (ex-ministra de Asuntos de Exteriores) se convierte en trending topic por comparar también a Ada Colau con ISIS. Alguien que dijo que "sería bueno que hubiera guerra contra Irak porque nos iba a beneficiar económicamente".
Ante toda esta secuencia kafkiana de acontecimientos sólo puedo decir proschai navsegda, que diría un soviet

P.S.: Muchas gracias a @eraserusia por la traducción. ;)

sábado, 23 de mayo de 2015

Jornada de genuflexión

¿No es cierto, ángel de amor, que en apartada orilla más pura la Luna brilla, y se respira mejor?
Todos sabemos que Don Juan, follador de discoteca, trataba de convencer a Doña Inés con palabras bien sonantes tan bonitas como esas, pero al final, el objetivo era el mismo que el de cualquier caballero sea cual sea la época de la que hablemos. Disfrazar el éxtasis con falsas promesas es muy viejo. Digamos que sólo han seguido por esa línea los argentinos y los italianos, desarrollando un estilo propio con el paso de los años, eso sí. (Supongo que algunas de las mujeres que lean esto estarán de acuerdo en eso).
La jornada de reflexión de cualquier Doña Inés que se haga la dura antes de dar su regazo a torcer es también algo registrado desde tiempos muy lejanos. No obstante, sí que es verdad que la relación entre el quién y el cuándo estaba muy bien calculada a la hora de aceptar, o no, aquellos envites. Es por eso que hoy, viernes, debería bautizarse como la Jornada de Genuflexión porque a sabiendas de que mañana no es posible siquiera insinuar un acercamiento al objetivo, es lógico quemar todas las naves hincando la rodilla y haciendo la reverencia para ver si así los donjuanes políticos pescan algo el domingo. Sin embargo, no es menos cierto que todas las doñaineses están ya hartas de románticos profilácticos que lo único que esperan es una cita al alba del domingo donde purgar el mayor de sus pecados: la lujuria colectiva en la que se sumergen al caer el sol, o la peor de las envidias por no conseguir lo que querían.
El orgullo se valora demasiado en los tiempos que corren. Aún así, los hay que todavía se jactan de no buscar votos. Son los más guapos del baile. Los sempiternos vampiros. Gente capaz de asaltar las viviendas de las doñaineses que enclaustradas resisten el paso del tiempo y no ven más allá de lo que les piden ver. Están contentas así. Sumisas. ¿Para que cambiar? Llevan lloviendo malas noticias demasiado tiempo, pero ellas no lo saben. Mueren poco a poco. Ahogadas en su soledad. Pero no quieren escuchar a nadie más. Su Don Juan es suyo, y que no se lo toquen. Por eso, por todas esas personas que caminan en la senda del cambio, debemos agudizar el mensaje para que al menos en la saciedad de palabras bien sonantes se presenten también como hermosas alegrías que todos esperamos. Debemos argentinizarnos, incluso italianizarnos. Algo que de puro pesado, acabe obteniendo la flor que Doña Inés se resiste a entregar de buenas a primeras.
La genuflexión de este viernes debe enfocarse a la inflexión del domingo. Apartar a esos donjuanes de buen verso para que de una vez por todas el verbo acentuado resulte en un domingo de resurrección de la democracia, que lleva cubierta de mierda hasta la cintura desde hace unos cuantos años. Un escenario en el que los protagonistas deseen que pase lo que pone en el guión, pero que a la vez asuman la obligatoriedad de respetar al malo de la función. Demasiadas cosas, quizá. Pero necesarias. La Doña Inés que escribe estas líneas ha decidido escuchar al argentino. Cambiar de dirección. Una trayectoria nueva, como las de cada cornada que recibimos cada día en forma de noticia en ElDiario.es, publico.es, elconfidencial.com. Eso es lo que quiero, que ya que me cornean, por lo menos verlo venir y que luego no me digan que no han sido ellos.
Ojalá un bofetón bien gordo el domingo a todos esos donjuanes que afean la convivencia. Cuando vayas a votar, piensa en todas esas portadas con auténticas diarreas de dinero público que nos han levantado en nuestra puta cara. No les des el gustazo de sonreír porque hayan vuelto a ganar.

Alea est non jacta.

viernes, 15 de mayo de 2015

El lazarillo de los ciegos.

Estamos a menos de 10 días de saber quién de los españoles ha sido capaz de asimilar toda la información con la que le bombardean los medios hasta hacerle sopesar un cambio de voto, quién votará por agradecimiento a favores disfrazados en puestos de empleo municipales y/o autonómicos, quién votará por inercia… Sin embargo, sabedor de que todo ese pescado está vendido y huele a podrido, los únicos que merecen mi atención son los que no votarán, por desconocimiento o por dejadez. Como diría aquel melenudo que campó a sus anchas por Galilea “bienaventurados los que no votan, porque el día que lo hagan se sentirán más poderosos”. Metidos en harina electoral, tengo curiosidad por ver cómo queda el pastel para dejarnos ya de tanta chorrada de subidas y bajadas, intenciones de voto o retenciones de orina. Datos. 
Me descojono cada vez que veo a periodistas preguntar a los políticos del bipartito sobre “¿qué le parece lo que dicen las encuestas sobre la pérdida de X puntos?”. ¿Tan poco lince hay que ser para no darse cuenta de que la irrupción de Podemos y C´s suma aproximadamente esos X puntos? Ya basta de obviedades. Pregúntenles para saber qué tienen pensado hacer cuando fracasen porque eso es lo que el ciudadano quiere oír. ¿Qué pactos? Porque le echan en cara a Podemos o C´s que no pacten (o sí), pero no se dan cuenta de que ellos también van a tener que hacerlo. Y tampoco se dan cuenta de que a los ojos de los ciegos no les importa que PP y PSOE se junten para que no gobiernen aquellos, pero a los del resto de gente nos parece una aberración tan grande que merecerían una de las siete plagas de Egipto sobre esta puta democracia putrefacta que no es más que un nido de culebras, en el que maldita la hora que se hizo obligatoria la lectura del Lazarillo de Tormes y El Buscón, porque es vergonzoso como una vez conseguida la poltrona a costa de dominar la mente de los más limitados y/o agradecidos llevan 30 años regodeándose desde ella sabiendo que con haberles hecho cuatro carreteras donde no había, o con haber adjudicado obras con sobrecostes como el del tranvía de Parla, han vendido su voto al diablo eternamente, y los demás ciudadanos tenemos que empezar desde cero a hablar con todos y cada uno de los no-votantes para que nos saquen de este pozo porque las demás cabezas están lobotomizadas en aras de la manutención de chupópteros del tres al cuarto, de baño.
Así hemos llegado a tener tres presidentes del Gobierno que ni siquiera son capaces de defenderse en un segundo idioma y nos quejamos de que ya no somos primer mundo, si es que alguna vez lo fuimos. ¿Qué puta mierda de representación es esa? Luego piden tres idiomas y un máster para ser becario en un laboratorio de ratas como ellos en el que no te van a pagar nada porque esos mismos ineptos pelamangos han decidido seguir construyendo viviendas o parques y haciendo prospecciones en lugar de invertir en Ciencia para que no les entre una paja por el culo porque lo tienen lleno de mierda a puntito de salir en unos medios de comunicación hartos, por otro lado, de tener que ser ellos los encargados de airear las desvergüenzas políticas de toda esa pandilla de mangantes. Dejando de pagar los dineros de algunas de las principales sociedades científicas hasta ser expulsados de ellas como país. Qué tristeza. Mientras tanto, ellos van a follar con sus amantes a Canarias, o se pegan la vida padre en hotelazos de Inglaterra e Italia, donde con un mínimo de dignidad serían incapaces de dormir aunque fuera por remordimiento de conciencia y respeto al ciudadano.

Ahora bien, en entredicho queda también la moralidad de la sociedad que permite toda esta hecatombe nacional y que está realmente muy lejos de los que ellos llaman “rojos” o  “perroflautas”. Señores corruptos: muchos de los rojos y perroflautas lo único que somos es personas con la cabeza suficiente para pensar que lo que ustedes están haciendo va a penalizar a las tres próximas generaciones, porque desafortunadamente, la que está a punto de expirar cree que los jóvenes no saben hacer las cosas bien, o que a su edad ya para qué van a cambiar el voto. Pues bien, a los que quedemos, no nos queda otra que conseguir convencerles. Ojalá.

sábado, 2 de mayo de 2015

Hechos, no palabras.


Ante los últimos acontecimientos en el seno de Podemos, y sin tener ni zorra idea de lo que habrá ocurrido en realidad, lo cierto es que al menos Monedero ha personificado lo que muchos pensaban que no iba a ocurrir: dimitir. De repente, el foco de atención no se centra en que por fin alguien ha hecho lo que todos los voceros dijeron en las tertulias cuando abrieron el saco y empezaron a echar dentro todas las boñigas que pudieron encima de él. De repente, el foco de atención no se centra en que el propio Monedero ha dicho que abandona la Dirección del partido, pero que NO abandona la militancia, que seguirá pensando lo que piensa y como lo piensa. Parece que lo más importante de todo durante las semanas previas, que era su dimisión, ya no tiene importancia cuando lo que deberíamos haber estado viendo era el desfile de dimisiones de todos y cada uno de los imputados sean del color que sean. Una vez que se ha conseguido el objetivo, los tertulianos se están encargando de emponzoñar más a un partido que realmente sabe lo que ha pasado, y que no desestabilizarán -me temo- cuatro soplagaitas a los  que se los pone un micrófono delante para el regocijo popular, y Popular.
¿De verdad que no habría que tener en cuenta esa dimisión cuando de un tiempo a esta parte  estamos cansados de recibir un tortazo al día por parte del Gobierno? Si no es la ley mordaza, es el destape de otro escándalo o juicios a preferentistas octogenarios, o desahucios dignos de la más rastrera mezquindad, vergüenzas inmigrantes que nos ponen en evidencia ante toda Europa. Ritaleaks, Gürtel, Púnica, Pokemon, Bankia, CajaMadrid, CAM, los Pujol, NOOS, los papeles de ese señor del que usted me habla… ¡y ahí están!, presentándose a la reelección en los ayuntamientos con causas pendientes o con causas por pender. Sus putos cortijos llegan hasta donde alcanza la vista. Es triste, pero repugnantemente cierto. Hacen lo que se les pone en los cojones fuera del parlamento porque pueden hacer lo que se les ponga en los cojones dentro de él. Y hemos sido nosotros los que les hemos subido a los carros de los caballos cuando deberíamos ponerles a sus pies. Me supera ver las reacciones de ciertos medios cuando se deben llamar a las cosas por su nombre y reconocer los errores que se cometen desde la más absoluta consciencia. Me gustaría tomar un café con la marioneta que preside el país para que off the record me diga qué piensa sobre que los trabajadores de TVE estén querellándose contra la Dirección de Informativos porque el nivel de censura y las condiciones de trabajo son insoportables. Es patético, pero es.
Llevamos demasiado tiempo esperando un cambio, y vemos que hay ocho millones de personas convencidas de que todos los presuntos chorizos son los perjudicados de una conspiración y que el único malo de la película es Bárcenas. O que los jueces son desautorizados porque no han visto esa conspiración y entonces es que no saben hacer su trabajo. Fiscales anticorrupción que le buscan las vueltas a la ley para que no se condene “tanto” a los que ellos quieren mantener en palmitas. Rebajas del ¡¡¡96%!!! en la fianza a Bankia, etc, etc, etc… Sinceramente, me dan ganas de hacer la maleta y marcharme lejos. Vivir en un lugar donde con lo mínimo necesario la felicidad se palpe cuando salgas a comprar el pan o a tomar una cerveza. Un sitio sin internet, con muchos libros, pero de los que se tocan y se leen sentado en la ventana mientras oyes llover. No sé, lo normal. Creo que el concepto “normal” como lo entendíamos no hace tanto, está de capa caída, o más bien brazos caídos. Incapaz de levantar el ánimo porque le disparan a las manos cada vez que los levanta.
Pues nada, de momento, el hecho ahí está: Monedero sin cartera. Veremos………