martes, 13 de diciembre de 2016

Los Gemeliers golpean cien veces

Uno de los viajes m√°s famosos de toda la mitolog√≠a griega es el de Jas√≥n comandando a los Argonautas. Incluso si no eres un especialista en el tema, es probable que hayas o√≠do hablar de √©l. Jas√≥n se present√≥ en Yolco para reclamar el trono que le pertenec√≠a por herencia, y tras presentarse ante el rey -y t√≠o suyo- Pelias, este record√≥ que el or√°culo le advirti√≥ de que un hombre con un pie descalzo le matar√≠a. Jason hab√≠a perdido la sandalia al cruzar un r√≠o, mientras ayudaba a cruzarlo a la anciana Hera. El resto pas√≥ a la historia hasta nuestros d√≠as. Sea como fuere, al igual que le ocurri√≥ a Perseo (y que ya cont√© aqu√≠ en el blog), fue enviado a conseguir una misi√≥n que en principio se antojaba imposible. 

Jason cogiendo el vellocino de oro
De todos los que le acompa√Īaron en aquella haza√Īa, se encontraban dos de los hijos de Leda, la reina de Esparta. Uno de ellos concebido con el rey T√≠ndaro y el otro con el omnipotente Zeus, que baj√≥ a la Tierra en la forma de un cisne para seducirla. Se dice que ambos nacieron de un mismo huevo que engendr√≥ debido a esa relaci√≥n con Zeus. A aquellos dos h√©roes mellizos se les conoc√≠a como los Dioscuros. Sus verdaderos nombres eran Castor -mortal- y Polideuco -inmortal-. Eran de esos hermanos que se llevan tan bien que, cuando Castor fue asesinado durante una disputa que mantuvieron con dos primos suyos, √©ste respondi√≥ matando al inocente como venganza. Ese crimen llam√≥ la atenci√≥n de Zeus, quien al enterarse de lo acontecido, aniquil√≥ al culpable con un rayo. Con Castor sin vida, Polideuco pidi√≥ a Zeus que le privara de su condici√≥n de inmortal porque no merec√≠a la pena vivir la suya sin √©l. El padre lleg√≥ a un acuerdo con Hades para que pasaran seis meses en el Olimpo y otros seis en el infierno, y as√≠ fue que Pose√≠don les convirti√≥ en los dioses protectores de los marineros. 

Escultura que representa -seg√ļn algunos expertos- a los Dioscuros
Las interpretaciones c√≠clicas de en la mitolog√≠a se deben a la relaci√≥n de algunos dioses con eventos recurrentes: las cosechas, las crecidas de r√≠os, la ca√≠da de las hojas, etc… En este caso, se interpreta como seis meses en el Olimpo y seis en el infierno porque la constelaci√≥n, por su situaci√≥n en el firmamento respecto de la Tierra, pasa la mitad del a√Īo en el hemisferio norte y la otra mitad en el sur. De hecho, el solsticio de verano con el que se inicia el per√≠odo estival lo relacionamos con el Tr√≥pico de C√°ncer, pero deber√≠a llamarse Tr√≥pico de Gemini, ya que es cuando llega a la constelaci√≥n de Los Gemelos cuando comienza, pero la verdadera fiesta en ese punto del firmamento tiene lugar precisamente ahora, en diciembre. Durante las noches del 13 al 15 de diciembre, y con el m√°ximo la del 14, tendr√° lugar la mayor lluvia de estrellas del invierno: las Gem√≠nidas. El asteroide 3200 Faet√≥n est√° en el punto de mira de los telescopios de un nutrido grupo de astr√≥nomos profesionales y amateurs, porque como caracter√≠stica principal est√° la cercan√≠a de su paso respecto del Sol. Poco m√°s de 20 millones de kil√≥metros. Y a 10 millones de la Tierra. A√Īo tras a√Īo, su apogeo nos deleita con estrellas fugaces muy visibles debido a su “baja” velocidad (alrededor de 30 km/s). Desde aqu√≠ podremos observar el ratio de unos cien avistamientos por hora, algo similar a las Perseidas con la ventajosa diferencia de que ahora no hace falta estar apostado de madrugada para ver el espect√°culo. Se pueden empezar a ver desde la tarde, siguiendo las instrucciones que aparecen aqu√≠  (y que yo encontr√© gracias a V√≠ctor Manchado @vmanchado en twitter). Castor y Polux os est√°n sonriendo estas noches para las astrofotos. ¡¡Disparad!!

Imagen: Sky & Telescope
¡Ah! Para los que pensabais que hablar√≠a sobre ¿m√ļsica? en este post, siento haberos decepcionado. No, no hay nada por aqu√≠ sobre los Gemeliers, pero ¿os imagin√°is que muriera uno de los dos? La vida no tendr√≠a sentido… ya no para el otro, sino para muchas de las quincea√Īeras enamoradas de ellos.

Fuente:

lunes, 12 de diciembre de 2016

De vacas y gallinas.


La subjetividad es una caracter√≠stica preciosa del ser humano, subjetivamente hablando. La objetividad, por contra, no hace prisioneros. La opini√≥n se saca de los bolsillos como se sacan los billetes para pagar lo que a cada uno nos gusta. Sin embargo, ¿qu√© relaciona las cosas?¿d√≥nde nace la chispa? Es la vida, estimado lector. La vida nos va llevando. 

Una de las cosas que echamos de menos a medida que cumplimos a√Īos es la infancia. Tanto que, muchas veces, lo √ļnico que recordamos de ella son olores. Sensaciones revividas cuando por casualidad nos reencontramos con ellos. Los cocidos de tu abuela, el chorizo que ella siempre ten√≠a disponible para ti, la tortilla en el tren cuando ibas al pueblo a verla, la crema de maquillaje. Todos ellos te llevan a situaciones concretas, en lugares de anta√Īo, con costumbres imperecederas.


No obstante, es la subjetividad la que dibuja la delgada l√≠nea que separa la nostalgia de la m√°s absoluta indiferencia. O incluso la reprobaci√≥n. El ejemplo m√°s palpable en mi caso es el olor a mierda de vaca y mierda de gallina. S√≠, un tanto escatologico, pero por eso lo cuento. Son dos olores que da igual d√≥nde lleguen a mis fosas nasales. La lectura de sus datos son interpretados por mi cerebro como un torrente de recuerdos imborrables de todo lo vivido a lo ancho y largo de las eras del pueblo en el que pas√© los meses de verano de mi infancia. Desde junio hasta septiembre. Me trasladan al corral en el que tanto tiempo pas√©. La calle minada por deposiciones bovinas y las oleadas enviadas por el viento de Castilla del gallinero anexo a la pared lateral. Ambos aromas me recuerdan a lo que jugaba, corr√≠a, lloraba, arriesgaba o creaba cuando no ten√≠a ni diez a√Īos y s√≥lo estaba en casa para desayunar, comer, merendar, cenar y dormir… ¡Qu√© recuerdos!


[[Relato de @HdAnchiano para la iniciativa #divagacionistas]]


jueves, 17 de noviembre de 2016

@HdAnchiano en Principia.io

Esta es la entrada n√ļm. 100 de este blog, y la utilizar√© precisamente para presentar la primera en Principia Magazine.

En abril del a√Īo 2014 cre√© un blog para dejar, en un principio, mis pensamientos o, mejor dicho, mi malestar con la situaci√≥n que desde hac√≠a ya un tiempo se viv√≠a en Espa√Īa. La bilis, que dice un buen amigo m√≠o. Una bit√°cora para que si alg√ļn d√≠a padezco alg√ļn tipo de amnesia, poder leer desde la perspectiva de mucho tiempo despu√©s todo lo que ha pasado en el pa√≠s durante La Innombrable. La actualidad en el plano pol√≠tico era tan divertida que me daba para un art√≠culo a la semana. Abr√≠a el navegador, entraba al blog, vomitaba, publicaba y volv√≠a a la realidad de la que me hab√≠a evadido ese rato. Pas√≥ el tiempo y, por motivos de agenda, me vi malpariendo art√≠culos para seguir aquel ritmo.

Un buen d√≠a, despu√©s de ver que s√≥lo con mirar el interfaz de blogspot me aburr√≠a, investigu√© un poco para ver qu√© otras plataformas hab√≠a en la red. Me qued√© con Blogger, y aqu√≠ sigo. Fue entonces cuando empec√© a alternar opiniones exclusivamente pol√≠ticas con peque√Īas p√≠ldoras. Historias de ciencia, que coincid√≠an siempre con alg√ļn evento relacionado. Poco m√°s tarde, a finales de 2015, y con el subid√≥n subcut√°neo del #Naukas15, decid√≠ hacer una encuesta para que fuesen mis seguidores quienes dirigieran el rumbo del blog. ¿Pol√≠tica o Ciencia? La victoria fue abrumadora para la Ciencia (hablando en datos: votaron aprox. un 10% de mis seguidores por aquel entonces, y el resultado creo recordar que fue 87%-13%), as√≠ que en diciembre de 2015 me puse manos a la obra para tratar de encontrar eventos a lo largo de 2016 que me permitieran contar lo que pasaba en materia espacial, coment√°ndolos con relaci√≥n a la mitolog√≠a presente en los nombres de las misiones, sondas, cuerpos celestes... Poco a poco, con ayudas impagables que jam√°s olvidar√© en materia de difusi√≥n. Gracias, chic@s.

Combinaba la actividad del blog con la de Twitter, y con algo menos de presencia por motivos puramente cronom√©tricos en Facebook, Instagram o Google+. Eso s√≠, creciendo en visitas y en followers. Dos a√Īos -y pico- despu√©s, dos Naukas -y pico- despu√©s, montones de desvirtualizaciones despu√©s, un d√≠a recib√≠ un mensaje privado en el que me preguntaban si estar√≠a interesado en colaborar con Principia.io, una revista de divulgaci√≥n virtual y en papel, de la que forma parte todo un elenco de expertos en qu√≠mica, biotecnolog√≠a, f√≠sica, biolog√≠a, geolog√≠a... Despu√©s de un momento de v√©rtigo, fue el propio Quique (de Principia) quien me anim√≥ a dar el paso. De repente, lo que hab√≠a empezado en 2014 como un desahogo personal, se hab√≠a convertido en una manera de contar a miles de personas cosas que -ojal√°- les ayudasen a entender conceptos que en su d√≠a a muchos  nos ense√Īaron como por aburrido imperativo educativo. Fruto de esa colaboraci√≥n, y gracias al trabajazo de la gente de Principia, me complace presentaros el resultado: "Los principios en Principia", ilustrado por @juligut. En la era del video a la que hemos sido arrojados como si fuera un salto al vac√≠o, trato de explicar las leyes de Newton con unos cuantos v√≠deos encontrados en la red de redes. Har√© lo posible por que sea el primero de muchos y me conformo con que al menos ayude a una persona de las que lo lean. 


miércoles, 9 de noviembre de 2016

El desuso del deshuso.

Rotaci√≥n y traslaci√≥n conviven. Llevan ah√≠ desde hace miles de millones de a√Īos. La Tierra, ensartada cual espeto por los polos y, como atada al Sol (tambi√©n en movimiento) con una cuerda, completa giros que hace siglos conseguimos descubrir y controlar porque en ello iba la supervivencia como especie. Al menos desde la aparici√≥n de la agricultura. Millones de a√Īos de evoluci√≥n desarrollada en funci√≥n de unos comportamientos guiados por la Pachamama. Era simbiosis. Ahora parasitismo. Conseguimos destripar secretos inimaginables, que nos sirvieron de mucho. Preguntas con respuesta, ¿qu√© m√°s queremos?

En alg√ļn momento, en alg√ļn lugar, alguien mirar√≠a fijamente a la Luna pregunt√°ndose qu√© era o por qu√© desaparec√≠a durante el d√≠a. No dudo que con el Sol pasara a la inversa, con la diferencia de que √©ste dejar√≠a unos cuantos ciegos por el camino… pero eso lo supimos despu√©s. Sin embargo, el ser humano sent√≠a que deb√≠a controlar el tiempo desde hace miles de a√Īos. Fue trending topic en unas cu√°ntas √©pocas de la Historia, cuando se dieron cuenta de que el calendario necesitaba medidas m√°s precisas; aunque no todos los relojes fueron como los que estamos acostumbrados a manejar hoy en d√≠a. No.

Al principio, la falta de medios hac√≠a pensar a los encargados del tema en formas de repetici√≥n que pudieran entender, y contar. Unidades de medida arcaicas, pero unidades al fin y al cabo. Los egipcios, por ejemplo, inventaron las clepsidras, recipientes con un orificio en su base que eran llenados de agua para medir el tiempo que hab√≠a transcurrido en hacer algo con lo que la vasija se hab√≠a vaciado. Desde luego, algo mucho m√°s sofisticado que los calendarios de siembra y recogida empleados hasta aquella fecha. 
Imagen: classicsalaromana
Imagen: isndf.com.ar
Pasaron los siglos y los sabios del Medio Oriente idearon una manera diferente para medir el tiempo: el reloj de sol. A veces me pregunto qu√© hubiera sido de la humanidad sin los avances aportados por el mundo √°rabe. Aprendieron a medir el tiempo solar, que se define como el tiempo que est√° comprendido por la posici√≥n del Sol en el cielo, considerando su punto m√°s “alto” como el mediod√≠a. Despu√©s de dos mil a√Īos, en la Edad Media se crearon los relojes de arena. Recipientes de cristal en forma de doble embudo contrapuesto por donde la arena pasa de uno a otro. Durante mi visita al Alc√°zar de Segovia nos contaron que el que hab√≠a en la sala de recepciones se usaba para delimitar la duraci√≥n de las instancias ante los reyes. 

Foto: elzo-meridianos.blogspot.com.es
Pero no fue hasta el a√Īo 1.884, en plena Revoluci√≥n Industrial, que el entonces presidente de los EEUU Chester A. Arthur solicit√≥ abiertamente que tuviera lugar una conferencia a nivel mundial en Washington D.C. a la que asistieron miembros de 25 pa√≠ses. Con la aparici√≥n y apogeo del ferrocarril, se dieron de bruces contra algo que hasta el momento nunca se hab√≠a tenido en cuenta: el ferrocarril permit√≠a cubrir largas distancias en “demasiado poco” tiempo con respecto a los medios de la √©poca. Por ello, era necesario establecer un sistema de medici√≥n com√ļn en todas partes, de manera que se permitiera estandarizar las l√≠neas en funci√≥n de su localizaci√≥n. La decisi√≥n fue quasi ecu√°nime. Sabiendo que los d√≠as tienen 24 horas, se dividir√≠a la Tierra como si tuviera el aspecto de una naranja -pelada-, en gajos. Uno por cada hora. Y establecieron un Meridiano 0 (del lat√≠n meridies, traducible como “mediod√≠a”), a partir del cu√°l contar las horas hacia el este (+1) o hacia el oeste (-1). Entre tres lugares propuestos (uno de ellos en El Hierro canario), al final el Meridiano 0 quedaba definido por el arco que pasa por el Polo Norte, el Real Observatorio de Astronom√≠a de la ciudad brit√°nica de Greenwich y el Polo Sur. A partir de √©l, los dem√°s, en divisiones de 15¬ļ, que es el resultado de dividir los 360¬ļ de la circunferencia terrestre entre 24 semicircunferencias.


Este breve resumen de la historia del tiempo, de los relojes y de las mediciones, nos sirve para tener formada una opini√≥n cuando nos digan que en pleno siglo XXI es posible que haya pa√≠ses que no est√©n alineados con el meridiano que les corresponde de manera "f√≠sica", y a preguntaros qu√© motivos mantienen a Espa√Īa donde no debiera. Tendemos a asumir que como tenemos las cosas desde que nacemos, no es necesario preguntar nada. T√ļ a callar. Sigue empujando para que gire la rueda y lim√≠tate a no molestar. No obstante, hay quienes no pueden callarse. Hay quienes desean que si aceptan algo, sea con conocimiento de causa. A veces, causas perdidas… como puede ser el caso. Dicho esto, repito ¿por qu√©? La raz√≥n de que estemos desubicados desde marzo 1.942 es, ni m√°s ni menos, la deferencia de Francisco Franco para con Adolf Hitler. No s√© si en un alarde de adivinaci√≥n, pensando que si Alemania ganaba la 2¬™ Guerra Mundial, sacar√≠a algo de ello… o por simple bajeza de miras, aceptando a Adolf como leg√≠timo dominador. Los brit√°nicos tambi√©n “se colocaron” en esa zona horaria, pero por pura necesidad: el control/sincronizaci√≥n de los bombardeos. Ahora bien, en 1945, con la victoria aliada, volvieron a retrasar sus relojes a la hora GMT (Greenwich Meridian Time), basada en el Meridiano 0. Espa√Īa huy√≥ hacia adelante en ese sentido y prefiri√≥ seguir viviendo “a contraluz” ampar√°ndose en el manido argumento del ahorro energ√©tico. Sin embargo, es “la herencia recibida” la que lo ha perpetuado y, por desgracia, los del PP se llevan tan mal con la Ciencia que quiz√° la mejor de las explicaciones no les convenza de que lo ideal ser√≠a volver al horario GMT0… y s√≥lo cambiando algunas costumbres dejemos de ser unos campeones en obesidad infantil o fracaso escolar. Esperemos que no tengamos que volver a las clepsidras o los relojes de sol. Lo cierto es que son muy pocos los lugares del mundo donde un pa√≠s casi entero permanezca en la zona horaria que no le corresponde. Spain is different.



lunes, 17 de octubre de 2016

Vértigo


Los mimos a la autoconfianza. El desparpajo que la esconde. El v√©rtigo en el sentido figurado. La realidad cambiante de todas esas cosas sobre las que tomamos decisiones cuando saltamos desde el barco de la adolescencia al oc√©ano de la mayor√≠a de edad. Sentirte peque√Īo al verte en el espejo mientras te cepillas los dientes por pura inexperiencia, tanto que s√≥lo la vida te permitir√° mirar atr√°s y ver que eras grande incluso cuando pensabas que eras min√ļsculo. 

El miedo a lo desconocido; y a lo conocido. Te atenaza enfrentarte al examen del carnet de conducir, a pesar de que ya has conducido ese coche durante horas. Te atornilla el est√≥mago el “no” de la persona que te gusta, a pesar de que su cuadrilla te ha requeteconfirmado que le gustas. Sudor fr√≠o. Malestar general. Pelos de punta. Juntos o por separado, a gusto del cerebro consumidor. 

Una reacci√≥n en cadena, perpetua. Sensaciones apetecibles a veces, si de lo que se trata es de soltar adrenalina sobre dos ruedas, o cuatro. Incluso volando, ¿por qu√© no? ¡Ah! Volar… Porque eso es lo que en definitiva se necesita para superarlo. Puede que simplemente no hayas encontrado lo que est√°s buscando para lograrlo, aunque lo necesario para conseguirlo sea miedo a otra cosa. No desistas, y no te culpes. La Historia est√° plagada de miedos incontrolados, perfectamente controlados por la buena marcha de sociedades cada vez m√°s banales. Somos as√≠. Quiz√° lo entiendas el d√≠a menos pensado, mientras coges la pasta y el cepillo.

[N. del A.: Post para el #relatosMiedos de Divagacionistas.]

lunes, 3 de octubre de 2016

Elon, el so√Īador-colonizador.

Da la impresi√≥n de que lo m√°s dif√≠cil ya est√° hecho: pensar c√≥mo hacerlo. Sin embargo, tenemos que tener muy claro que a la presentaci√≥n del pasado 27 de septiembre de Elon Musk sobre sus planes para llevar al ser humano a Marte le cojean algunas patas. Los n√ļmeros son tan inveros√≠miles e inauditos respecto a las cosas que manejamos hoy en d√≠a, que se asemeja m√°s a una pel√≠cula de ciencia-ficci√≥n que a algo tangible. A pesar de ello, el CEO de SpaceX sali√≥ al escenario, mando en mano, para ir pasando diapositivas mientras hablaba durante m√°s de una hora sobre el detalle de un mont√≥n de temas que a medida que iba aportando datos, iba haciendo que a partes iguales unos pensaran en "The Martian" e "Interstellar", o en la compra de la semana que ten√≠a que hacer al d√≠a siguiente. Lo cierto es que SpaceX no ha dejado indiferente a casi nadie. Ya sea por las ganas de ver astronautas "por ah√≠" o por no querer verlos, aduciendo como gasto innecesario cualquier cosa que sobresalga de lo que nos rodea. Como si el espacio no nos rodease y tal. A m√≠, personalmente, me encanta el plan. Me parece brillante, aunque quiz√° me penalice la falta de formaci√≥n espec√≠fica sobre todo lo que leo en la web que puede salir mal. Sin embargo, y a pesar de eso, he de decir que lo del repostaje en √≥rbita, lo de la reutilizaci√≥n de la primera etapa para llevar el tanque al espacio, o lo de la retropropulsi√≥n en el amartizaje me parece alucinante.


De entrada, el sheriff de SpaceX dej√≥ claro que lo que ellos han definido son los que consideran cuatro pilares fundamentales que deber√≠a abordar una misi√≥n de estas caracter√≠sticas, y tambi√©n dej√≥ claro que no tienen por qu√© ser ellos los primeros que la lleven a cabo con un “bueno, nosotros, o quien sea que lo intente”. A saber: la reutilizaci√≥n de las partes principales, el repostaje en vuelo, la producci√≥n de combustible en Marte para poder volver y que la elecci√≥n del tipo de combustible sea la adecuada. Sobre eso entr√≥ despu√©s en detalles. 


B√°sicamente, el viaje constar√≠a de un despegue y mantenimiento en √≥rbita para esperar a que la primera etapa vuelva a la plataforma de lanzamiento y se le acople con una gr√ļa el tanque de combustible, que “subir√°” pasados unos minutos para llenar el dep√≥sito de la nave [Hoy en d√≠a, la reentrada y aterrizaje de la primera etapa del Falcon 9 ronda los 8 min.]. La nave encender√° entonces los motores y se dar√° por iniciado el viaje. Llegando a la atm√≥sfera de Marte, se har√°n las maniobras de entrada necesarias para una vez cerca de la superficie utilizar la retropropulsi√≥n, como lo hace la primera etapa recuperada, y posarse sobre el planeta rojo. De esta parte tan general, s√≥lo comentar -por ejemplo- que el cohete tendr√° 120 m. de altura, con lo que imaginad la gr√ļa que tendr√° que usarse para colocar el tanque una vez llegue la primera etapa de vuelta a Cabo Ca√Īaveral.

Con la primera etapa del motor de vuelta, el tanque con combustible
se colocar√° sobre el propulsor para mandarlo de nuevo al espacio.
Este es el v√≠deo-recreaci√≥n de unos 4 min. que Space X present√≥ el 27 de Septiembre. Un resumen del viaje en el que posteriormente su Jefe de Operaciones se zambull√≥ en detalle para hablar de todo tipo de cosas relativas a la misi√≥n. 


Resumen infogr√°fico del programa Mars Vehicle
El cohete tendr√° un propulsor con 42 motores (s√≠, cuarenta y dos). Han pensado hasta en que incluso estrope√°ndose algunos, podr√≠a continuar el viaje. Con ellos se preve que la media de tiempo de los viajes interplanetarios sean unos 110 d√≠as. Adem√°s, se antoja como algo troncal que de la reutilizaci√≥n de los “hardware” del conjunto (propulsor, tanque y nave) dependa buena parte del √©xito del programa. Por poner un ejemplo, la primera fase del cohete tiene una vida estimada de 1.000 vuelos. S√≠, mil. Adem√°s, la c√°psula con el combustible deber√° repostar unas 4-5 veces por viaje y se ha calculado que aguantar√≠a hasta 100 viajes. Tambi√©n es cierto que la nave, que podr√° usarse hasta 12 veces, no tendr√° nada parecido en cuanto a eficiencia: Elon Musk mostr√≥ una infograf√≠a en la que -dijo que- por primera vez se ha dise√Īado un cohete cuya eficiencia ser√° mayor al 100%. Por otro lado, coment√≥ que la capacidad m√°xima es de 100 personas por viaje. S√≠, cien. [Para informaci√≥n: hoy en d√≠a vamos y venimos de tres en tres, como sardinas en lata, a la Estaci√≥n Espacial Internacional y lo √ļnico que pueden hacer es revisar los controles y jugar con el peluche de juguete que llevan colgado, que usan de chivato para saber si sigue presente la  gravedad terrestre o no]. Ese punto de la tripulaci√≥n dar√≠a, y dar√°, para escribir un libro. Hay MUCHA gente dispuesta a ir a Marte por 160.000€, pero el hecho de que sean voluntarios ¿exime a la compa√Ī√≠a en caso de fatal accidente?. Mucha √©tica de por medio. Y mucho aventurero, el primero, el so√Īador, parece que no tiene l√≠mites. Elon Musk se propuso un d√≠a al levantarse cambiar el mundo y tiene toda la pinta de que si no es en vida, se hablar√° de √©l muchos a√Īos despu√©s de su muerte como alguien que pensaba no en grande, sino en infinito. Tanto va Musk al grano, que en el turno de preguntas y respuestas que sigui√≥ a la charla no quer√≠a perder ni un segundo en lo que el p√ļblico asistente quer√≠a saber sobre su megaproyecto, y no se cortaba un pelo en decirles a los del micro que “Por favor, no quiero ensayos, s√≥lo preguntas. Gracias”. Quiz√° la pregunta m√°s embarazosa que le lanzaron -o al menos de las que yo escuch√©- fue la de una joven rusa que pregunt√≥ el motivo de su no-internacionalizaci√≥n con un “¿Cu√°ndo van a abrir la puerta al resto de pa√≠ses dispuestos a colaborar?¿Por qu√© tienen que ser exclusivamente estadounidenses los que viajen?”. La respuesta, un buen despeje, fue que aunque su idea est√© concebida como algo global, a d√≠a de hoy su cliente es la NASA, y se atiene a las caracter√≠sticas de contrataci√≥n de la compa√Ī√≠a cliente. Sin duda, se hablar√° largo y tendido del proyecto de colonizaci√≥n de Marte, incluso Europa o Enc√©lado est√°n en el punto de mira en caso de que salga bien. Puestos a so√Īar, como Musk, so√Īemos con estar vivos cuando un hito como el que se han marcado se haga realidad.
En blanco la eficiencia de cada uno de los cohetes. Para la misión a Marte,
por primera vez el porcentaje de eficiencia es m√°s del 100%.






lunes, 26 de septiembre de 2016

ENTREVISTA I√Īaki Gabilondo a Neil deGrasse Tyson.

I√Īaki Gabilondo es una de esas personas que ejercen su profesi√≥n de manera exquisita. La pausa, las preguntas, la pasi√≥n que pone en transmitir las cosas con claridad, en definitiva. En esta ocasi√≥n, entrevista al astrof√≠sico norteamericano Neil deGrasse Tyson en el canal #0. Alguien que reconoce haberse convertido en un ser tan pragm√°tico como para intentar que la exploraci√≥n del Sistema Solar se proponga a los grandes inversores como un modelo de negocio fuera de la Tierra para encontrar el r√©dito que buscan. Hablan de lo explorador del ser humano, del Big Bang, de Cristobal Col√≥n, del Homo Sapiens... s√≥lo por citar algunas cosas de los 15 primeros minutos. Creo que merece la pena dedicar los 50 minutos que dura en total. Espero que la disfrut√©is. 




viernes, 23 de septiembre de 2016

Anamorfosis. Desvirtuando la realidad.

[N.del a.: Esto es ficción. No se me vengan los puristas a echar encima. Gracias]


Llegaron como se llega a los sitios a veces: sin saber muy bien por qu√©. Dispuestos, sin embargo, a no dar marcha atr√°s una vez tomada la decisi√≥n. Fue despu√©s de un ba√Īo de realidad tras salir de la nube en la que pasaron inmersos dos d√≠as, embriagados por el aroma a Ciencia que manaba del paraninfo de la UPV-EHU. Bilbao, para m√°s se√Īas. La vida en aquel mundo al rev√©s en el que estaban les record√≥ que en Bilbao llueve mucho. Demasiado. Y que hace un fr√≠o de pelotas… Tambi√©n que en Sevilla te puedes dar con un canto en los dientes si el gasto en luz por conectar el aire acondicionado no supera el de calefacci√≥n en Euskadi. Los dos j√≥venes (ejem) consiguieron calmar su desasosiego con la meteorolog√≠a que les hab√≠a tocado en suerte buscando un lugar que tuviera ese equilibrio. A grandes males, grandes remedios. Y a fe que lo consiguieron.


No hac√≠a mucho que los medios de comunicaci√≥n se hab√≠an hecho eco de manera recurrente sobre la aparici√≥n de cientos de exoplanetas. En esta ocasi√≥n, la ESA estaba detr√°s de ello. El culpable de todo: el telescopio HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher). Una capacidad de observaci√≥n encomiable en la variaci√≥n de la velocidad radial. De entre todos los cientos de exoplanetas, uno. El m√°s visitable se convirti√≥ inmediatamente en el objetivo. Su nombre: Pr√≥xima-b. Condiciones de habitabilidad potencialmente reales, aunque suene incongruente. Una estrella cercana, un planeta a una distancia “te√≥ricamente” aceptable y unas caracter√≠sticas que hac√≠an al conjunto realmente atractivo como para intentarlo. La habitabilidad en astronom√≠a se mide en t√©rminos diferentes de los de la biolog√≠a, y por eso a veces hay discrepancias entre ambos gremios. No obstante, por una vez, todos estaban de acuerdo. Hab√≠a agua en estado l√≠quido, y era posible la existencia de organismos m√°s o menos complejos, como los de nuestra Administraci√≥n P√ļblica. Una gravedad aproximadamente un 7% m√°s que en la Tierra que permitir√≠a andar sobre la superficie sin excesivos problemas. Una estrella enana… roja ¿se puede pedir m√°s? Daban igual los √≠ndices de radiaci√≥n ultravioleta o el nivel de rayos-X. Si era roja, all√≠ no hab√≠a PP. Y fueron.


Una vez llegaron, pensaron que s√≠, que quiz√° mereciera la pena la abstracci√≥n cada vez que se acercaban a su hemisferio norte desde el que divisaban amaneceres dobles, ¿os imagin√°is? Son producto del proceso de rotaci√≥n sincronizada por la cercan√≠a con su estrella, por acoplamiento de mareas entre otras cosas mucho m√°s detalladas. Un fen√≥meno similar al que hace que en la Tierra siempre veamos la misma cara de la Luna. Se hab√≠an pegado una pech√° de viaje, pero les hab√≠an convencido. 4 a√Īos-luz como 4 soles. Tal vez porque los lunes duraban poco… igual de poco que los s√°bados, teniendo en cuenta que 1 a√Īo all√≠ son 11,2 d√≠as aqu√≠.

Lo cierto es que la meteorolog√≠a fue una excusa. El desasosiego que peor sobrellevaban ambos era el que les provocaban las injusticias, los recortes en Ciencia, y en derechos de los trabajadores, los Idomenis, la podrida y resquebrajada Europa, los dioses, las enfermedades y los antivacunas, la homeopat√≠a, el maltrato de g√©nero y la discriminaci√≥n, los Papeles de Panam√°, la picaresca, la telebasura… Volver√≠an a sus or√≠genes para seguir intentando ayudar a acabar con todo eso.

[Dedicado a @ClaraGrima, con cari√Īisimo de @HdAnchiano]



jueves, 15 de septiembre de 2016

Steven Spielberg, Egipto y OSIRIS-Rex.

Si hay alguien visionario en el cine, quiz√° se llame Steven Spielberg. Director, productor, pero sobre todo “imaginador”. Historias incre√≠bles trasladadas con entusiasmo a la gran pantalla para sorprender al personal. Siempre con el radar encendido. ¿El objetivo?: captar el nicho de mercado cinematogr√°fico pendiente de disfrute. Creo que es precisamente ese sexto sentido el responsable de que se le haya elevado a los altares del mundo del celuloide en cuanto a pel√≠culas inimaginables se refiere. Tiene m√©rito encontrar eso. Pero tiene m√°s m√©rito conseguirlo con los medios de los que dispon√≠a cuando lo hizo en sus inicios. Para entenderlo en el contexto hist√≥rico de nuestro pa√≠s podr√≠amos decir, por ejemplo, estas tres situaciones: cuando en Espa√Īa la infame dictadura que aprision√≥ al pa√≠s daba sus √ļltimos coletazos con la muerte del Caudillo, √©l fue capaz de transmitir p√°nico en “Tibur√≥n” (1975) o nos tra√≠a del espacio los “Encuentros en la tercera fase” (1977), cuando aqu√≠ est√°bamos ilusionados con la Copa del Mundo de f√ļtbol y Naranjito nos parec√≠a lo m√°s, √©l se invent√≥ la humanizaci√≥n de “E.T. El extraterrestre” (1982), y mientras en Espa√Īa segu√≠amos de resaca con la tripada de medallas de Barcelona ´92, √©l recreaba en la gran pantalla la utop√≠a cient√≠fica por antonomasia: la clonaci√≥n de seres extintos en Parque Jur√°sico (1993), bas√°ndose en la novela de Michael Crichton. Un Tyrannosaurus Rex que provoc√≥ pesadillas a montones de ni√Īos por lo logrado que estaba. Despiadado por lo natural. Acojonante por lo realista.

 





Tyrannosaurus Rex. El rey de los lagartos, un tirano. Literalmente. Una criatura del Cret√°cico tard√≠o como un autob√ļs urbano dimensionalmente hablando, que seguramente reconozcas con s√≥lo ver la silueta de su esqueleto… porque de eso ya se encarg√≥ el equipo de marketing de la pel√≠cula, colocando su figura en el logo del parque de Isla Nublar. Con un cr√°neo de m√°s de 1 m. de longitud y 1 tonelada de peso (hace apenas un mes que se ha descubierto uno en Montana) necesitaba una cola pesada que lo mantuviera equilibrado. El T-Rex es uno de los dinosaurios m√°s estudiados porque a pesar de existir alrededor de 30 espec√≠menes, sus primeros hallazgos se remontan a la Norteam√©rica de finales del siglo XIX. Sin qu√≥rum sobre su naturaleza, la mayor√≠a da por hecho que era un consumado depredador, mientras el resto piensa que en realidad era un carro√Īero. Sea lo que fuere, lo que est√° claro es que la potencia de su mand√≠bula y los afilados dientes curvos de unos 20 cm. que la poblaban no tendr√≠an problemas para desgarrar la carne de cualquiera que fuera su condici√≥n: caza o carro√Īa. Las dudas sobre ello vienen dadas por las caracter√≠sticas biomec√°nicas. Se considera dif√≠cil que pudiera alcanzar los 20 km/h, y muchas de sus potenciales presas se le escapar√≠an. 

[Foto: pinterest.com]
Hace no mucho me preguntaron, en una conversaci√≥n sobre la vida en Pr√≥xima-b, a ver c√≥mo hab√≠an desaparecido los dinosaurios, porque lo del meteorito era poco cre√≠ble. B√°sicamente le expliqu√© que era poco cre√≠ble si est√°s acostumbrado a ver en el cine glaciaciones que se desarrollan en 48 horas, detecciones de asteroides que impactar√°n sobre la Tierra en menos de un mes, o recreaciones por ordenador que aceleran el time-lapse para transmitir todo lo que se quiere contar en apenas 5 minutos. Si explicas el tiempo que pas√≥ hasta que el ox√≠geno respirable dej√≥ de serlo, ya la cosa cambia. Normalmente, cualquier proceso en relaci√≥n con cambios REALMENTE significativos a escala global lleva tiempo. Mucho tiempo. Nada en geolog√≠a es de la noche a la ma√Īana. Incluso los terremotos o tsunamis, que sorprenden en un abrir y cerrar de ojos, tendr√°n su componente de patr√≥n. Lamentablemente, digo "tendr√°n" porque los cient√≠ficos siguen buscando la manera de predecirlos ya que de ello dependen muchas vidas. Demasiadas. El √ļltimo serio, en Amatrice (Italia). 

De la misma manera que ese tiempo es necesario para la sucesi√≥n de eventos de tanta trascendencia, las agencias espaciales han aprendido a identificar el tiempo que requieren misiones cada vez m√°s ambiciosas. Ser conscientes de la tecnolog√≠a de la que disponemos hoy. Planificar en base a ello, y no en funci√≥n de lo que vaya a llegar, pero sin dejar de trabajar para progresar. Fruto de ese formato de planificaci√≥n, nacieron misiones realmente apasionantes en las que al llegar su d√≠a D los responsables sue√Īan con un “jo, si hubi√©ramos tenido para esa sonda las c√°maras de las que disponemos hoy…”. Hablando de realidades, hechos consumados, misiones como la New Horizons que nos ense√Ī√≥ -y nos sigue ense√Īando- Plut√≥n y Caronte, la Rosetta que lleg√≥ a posarse en un cometa a 400 millones de kil√≥metros, o la propia carrera espacial son ejemplos de que con tiempo y esfuerzo todo llega… por no hablar del megaproyecto de enviar una misi√≥n tripulada a Marte. Veremos. De momento, la semana pasada √©ramos muchos los que est√°bamos por streaming en la web de la NASA para ver c√≥mo se enviaba desde Cabo Ca√Īaveral una m√°s para a√Īadir a ese saco: OSIRISRex. 


Bennu [Imagen: sobreegipto.com]
Una vez m√°s, los implicados se estrujan los sesos para conseguir dar un nombre reconocible a una sonda y hacerla as√≠ m√°s “apetecible” para el disfrute e inter√©s del p√ļblico en general. En esta ocasi√≥n, acr√≥nimo de Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer. A pesar de lo conceptual del nombre, es f√°cilmente explicable. El quid de la cuesti√≥n es Bennu, un asteroide potencialmente peligroso para la Tierra (hablamos del siglo XXII) al que en el Imperio Nuevo de Egipto se representaba en la forma de una garza, con una corona Atef y dos alas a sus lados. De ah√≠ que la designaci√≥n de la sonda "haya tenido que ser" enfocada a Egipto. La sonda va a hacer que, si no eres habitual de las misiones espaciales futuras, te parezca digno de una pel√≠cula de tantas que hay en la historia del cine de ciencia-ficci√≥n. OSIRIS-REx se acercar√° al asteroide, gracias a una asistencia gravitatoria de la Tierra para ganar velocidad y ahorrar tiempo que tendr√° lugar en septiembre de 2.017, utilizar√° sus motores -y despu√©s sus frenos- all√° por agosto de 2.018, y despu√©s de cartografiar el asteroide, en julio de 2.020 desplegar√° su brazo rob√≥tico hasta contactar con su superficie, y durante no m√°s de 5 segundos (!!!) vertir√° un chorro de nitr√≥geno que har√° levantarse polvo, de manera que un filtro lo recoja, analice y guarde para que posteriormente sea enviado a la Tierra de vuelta. Est√°n previstos hasta tres intentos, y tambi√©n se espera que la cantidad recogida sea entre 60 gramos y 2 kilos. Si lo que acabas de leer te parece dif√≠cil, te sorprender√° saber que los japoneses ya lo han hecho con su sonda Hayabusa. Aunque la cantidad de material recogida y su destino no hayan sido los mismos, conceptualmente se puede decir que es el mismo m√©todo. De Osiris no me extender√© en esta entrada, pero no hace falta hablar de la importancia que tuvo como divinidad dentro de la sociedad egipcia. Junto con su mujer Isis y su hijo Horus. La OSIRIS-REx despeg√≥ el pasado 8 de septiembre y no tendremos algo f√≠sicamente tangible de vuelta hasta el mes de septiembre de 2.023. Ah√≠ es nada. A ver si al menos trae 60 gramos. Una nueva misi√≥n de larga duraci√≥n, con un objetivo ciertamente ambicioso, gracias al cu√°l estaremos pendientes de lo que pase "ah√≠ fuera". Como si necesit√°ramos mucho... jeje

Recreación de la sonda acercándose a Bennu. [Imagen: NASA]
Creo que ni el mismísimo equipo de marketing de Parque Jurásico lo podría hacer mejor, al igual que también creo que los objetivos de las misiones espaciales se parecen cada vez más a las producciones de Spielberg.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Rosetta y Philae, el reencuentro.

Justicia interestelar. Escepticismo aparte, podr√≠amos pensar en ella. Coincidiendo con la efem√©ride del 5 de septiembre de 1.977 cuando el cohete Saturn V “dispar√≥” la sonda Voyager 1 hasta el infinito m√°s cercano, la sonda de la misi√≥n Rosetta daba pasado d√≠a 4 un √ļltimo alegr√≥n a los cient√≠ficos del centro de control de la ESA. Entre las im√°genes captadas desde la c√°mara OSIRIS de la nave, se puede ver la peque√Īa Philae en el lugar exacto en el que acab√≥ sobreviviendo a los dos rebotes sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko el 12 de noviembre de 2.014.

Lanzamiento de la sonda Voyager 1 [Foto: pica-about-space.com]
Es una manera incre√≠blemente po√©tica de terminar la misi√≥n, dado lo perentorio del momento. En los √ļltimos coletazos. La Rosetta fue cumpliendo hitos durante sus m√°s de diez a√Īos de vida. Se concibi√≥ como algo fuera del alcance de las manos y acab√≥ siendo el beb√© que meces en tu regazo despu√©s de un parto dif√≠cil. Fue un proceso largu√≠simo el que la llev√≥ desde el c√°lculo de la trayectoria del cometa, pasando por el papel de los ingenieros de la ESA, hasta posarse sobre su superficie. C√°lculos y m√°s c√°lculos. Se√Īales recibidas. Aparatos capaces de estudiar la actividad de un cometa, algo impensable durante much√≠sima parte de la historia de la astronom√≠a. Todo en busca de alguna pista que nos pudiera decir si esos viajeros del espacio ten√≠an algo que ver con la aparici√≥n de vida en la Tierra.

Fotografías de la sonda Rosetta donde se aprecia la ubicación exacta de Philae. [Fotos: ESA]
El cometa 67P/CG describe una trayectoria que, desde su descubrimiento en 1.969, ha permitido controlar su movimiento hasta el punto de poder permitir lanzar una nave (Rosetta) en el a√Īo 2.004 desde m√°s de 400 millones de kms, alcanzarlo, ponerla a orbitar sobre √©l y soltar sobre su superficie en la zona deseada (Agilkia) un robot (Philae) capaz de tomar muestras y enviar los datos a la Rosetta para que √©sta los mande de vuelta hasta la sede de la Agencia Espacial Europea. Parece ciencia-ficci√≥n, pero los equipos involucrados en  la  misi√≥n  se  encargaron  de   convertirlo   en   una    realidad    ilusionante.   Recuerdo 
-emocionado- el d√≠a del aterrizaje del m√≥dulo Philae sobre la superficie. Recuerdo los 28 minutos que tardaba en confirmarse cada noticia. Recuerdo haber pensado “¡qu√© grandes somos, joder!”. Recuerdo el abrazo entre el director de vuelo Andrea Accomazzo y el resto del equipo de control tras confirmar la recepci√≥n de la se√Īal. Fueron momentos √ļnicos. Irrepetibles. Y ah√≠ estaba yo, mirando la pantalla del ordenador. Sinti√©ndome afortunado de vivir en el siglo XXI porque soy de los que a lo mejor si hubiera m√°quina del tiempo viajaba al pasado, pero d√≠as como aquel me hacen pensar que llegado el caso, a lo mejor lo correcto ser√≠a invertir los datos para viajar al futuro. La misi√≥n Rosetta en su conjunto, por cierto, est√° nombrada con relaci√≥n a la Historia en el Antiguo Egipto, como ya coment√© en su d√≠a. 

El viaje de Rosetta y Philae hasta 67P/C-G [Imagen: ESA]
El viaje est√° siendo fascinante y ya est√° catalogado entre los m√°s emocionantes de la exploraci√≥n espacial. El fallo de los arpones de anclaje, los rebotes en la superficie, la posici√≥n final, la hibernaci√≥n, el despertar… Lamentablemente, el pobre robot Philae acab√≥ en una zona demasiado oscura como para alimentar sus bater√≠as y su autonom√≠a se limit√≥ a 57 horas de informaci√≥n. Sin la ubicaci√≥n exacta, para los cient√≠ficos era dif√≠cil determinar ciertos datos de los que envi√≥, pero este √ļltimo descubrimiento desde los poco menos de 3 kms. de la superficie en lo que era un sobrevuelo de preparaci√≥n para estrellar la sonda Rosetta sobre el cometa el pr√≥ximo 30 de septiembre permite a los cient√≠ficos valorar y sacar conclusiones como las que a lo largo de estos dos a√Īos han ido sacando. Composici√≥n, erosi√≥n, comportamientos, etc… Sin duda, la misi√≥n Rosetta ha tenido un final acorde a lo √©pico del conjunto. 

martes, 9 de agosto de 2016

Medusas, Perseo y las estrellas fugaces.

Es verano y probablemente est√©s en alguno de los arenales que se encuentran a lo largo y ancho de la geograf√≠a espa√Īola. Con m√°s o menos ropa. Est√°s conviviendo ah√≠, tumbado, con individuos que seguramente no conoces de nada. Carbonizando tus c√©lulas epid√©rmicas sin otro objetivo que el de estar m√°s moreno que el resto de amigos o familiares. Somos as√≠ de simples.


Soliviantas tu elevada temperatura corporal con chapuzones de corta duraci√≥n, salvo que est√©s realmente a gusto y te adentres un poco m√°s en la inmensidad del mar. Los hay que necesitan hacer pie y se vuelven para atr√°s si no es as√≠, y hay quien disfruta nadando pr√°cticamente solo a decenas de metros de la orilla; si eres de los segundos, sabr√°s que a veces esa soledad de humanos alrededor no tiene nada que ver con una soledad absoluta. Animales de todo tipo pululan por debajo de ti sin que te enteres, a menos que la casualidad haga que os encontr√©is. Uno de los m√°s comunes es la medusa. Un carn√≠voro marino invertebrado que no tiene nada que ver con los tiburones a los que tanto tememos, pero al que le basta un leve contacto para hacernos buscar la orilla. Dependiendo del tipo, su picadura irrita la zona donde nos haya tocado porque sus tent√°culos tienen unas c√©lulas que almacenan el veneno de tal manera que incluso ya en la orilla puedes “romperlas” reactivando el ardor inicial. Hay especies que incluso pueden provocar la muerte. No obstante, si su toxicidad no es muy grande, se dice que el vinagre o la orina calman el desasosiego… El que suscribe lo ha intentado con orina en un par de ocasiones y puede asegurar que no es as√≠. Si os pasa, lo mejor es acudir al puesto de socorro m√°s cercano y all√≠ os dar√°n lo necesario. Y si la cosa va a m√°s, ser√≠a un m√©dico especialista el que os tendr√≠a que decir qu√© tomar. Respecto a lo que ellas toman, su dieta varia desde plancton hasta medusas m√°s peque√Īas, pasando por crust√°ceos, huevos de peces e incluso peces peque√Īos. Tranquilos, no hay registrada ingesta de humanos. Contrariamente a lo que muchos piensan, sus tent√°culos no son su m√©todo de propulsi√≥n, sino los encargados de cazar y acercar el alimento a la zona central donde se encuentra la boca, el agujero por el que tambi√©n defecan. Nosotros normalmente s√≥lo sabemos de ellas que pican, aunque lo que seguramente tambi√©n sepas es que viven en poblaciones, algo que consiguen utilizando las corrientes para encontrar zonas ricas de nutrientes que si adem√°s tienen bajo contenido en ox√≠geno son su medio ideal, ya que los peces que pueden quitarles el alimento o acabar con ellas no se acercan. As√≠ mismo, los altos √≠ndices de  yodo en las zonas m√°s saladas les ayudan a crecer con mayor rapidez. Se cree que la pesca de sus depredadores naturales hace que se establezcan en zonas donde los peces no podr√°n volver a ocupar porque ellas se alimentan de sus huevos y larvas. Es un c√≠rculo vicioso generado, ya a nivel global, con la inestimable ayuda del ser humano. 

Imagen: medusas.org
Las medusas son animales de infausto recuerdo para los que alguna vez nos hemos encontrado con alguna, pero es cierto que son muy bonitas. Reciben su nombre por su parecido morfol√≥gico con la gorgona de la mitolog√≠a griega que convert√≠a en piedra a los que osaban a mirarle a los ojos, hasta que el semidi√≥s Perseo acab√≥ con ella. Comenz√≥ su aventura volando hasta donde viv√≠an las grayas en la costa norte de √Āfrica gracias a las sandalias aladas que Hades le regal√≥, junto con un casco que le hacia invisible y un zurr√≥n en el que introducir la cabeza de Medusa para llevarla de vuelta a S√©rifos y completar as√≠ el encargo del rey Polidectes. Para ello cont√≥ tambi√©n con una hoz que le hab√≠a regalado Hermes. Las grayas eran tres ancianas que compart√≠an un ojo y un diente a las que Perneo necesitaba para saber c√≥mo llegar hasta las ninfas. Consigui√≥ hacerse con el ojo y us√°ndolo como moneda de cambio consigui√≥ la informaci√≥n que quer√≠a; eso s√≠, se lo devolvi√≥ tir√°ndolo al mar y as√≠ mientras lo recog√≠an no le entorpecieran en su misi√≥n. Las ninfas se√Īalaron el camino hasta las Gorgonas y Perseo lleg√≥ mientras dorm√≠an. Toda la haza√Īa fue posible gracias al escudo que le regal√≥ Atenea, tan pulido que reflejaba lo que ten√≠a ante s√≠. La diosa ayud√≥ a Perseo por pura enemistad con Medusa como consecuencia de sus relaciones con Poseid√≥n. Utiliz√≥ el escudo para saber d√≥nde se encontraba Medusa sin necesidad de mirarla directamente. Cuando la hubo decapitado, sus hermanas Esteno y Euriale trataron de encontrarle, pero el griego se hab√≠a puesto el casco de Hades que le hac√≠a invisible.

Perseo con la cabeza de Medusa, de Cellini. [Imagen: mythosyleyendas.com]
El hijo de Zeus se vio obligado a matar a Medusa porque el rey Polidectes de S√©rifos se hab√≠a enamorado de su madre y aquella misi√≥n fue lo √ļnico que se le ocurri√≥ para separarle de ella. Madre e hijo hab√≠an sido recogidos por el rey Dictis arribando hasta all√≠ metidos en un cofre de madera tras una serie de decisiones de su abuelo Acriso, rey de Argos. √Čste, amedrentado por la profec√≠a del or√°culo al preguntarle si tendr√≠a alg√ļn heredero var√≥n recibi√≥ una respuesta muy clara: no tendr√≠a hijos, y su nieto le matar√≠a. Por eso, encerr√≥ a Danae de manera que evitaba contacto carnal con nadie que pudiera darle un hijo que hiciera cumplir la premonici√≥n del or√°culo. Sin embargo, Zeus deseaba a Danae, y se precipit√≥ como lluvia de oro desde el techo de bronce del lugar donde ella permanec√≠a encerrada, dej√°ndola embarazada. Fruto de esa uni√≥n naci√≥ Perseo, y entonces Acriso orden√≥ meterle junto a su madre Danae en un cofre y lanzarlos al mar. No acab√≥ con ellos por miedo a enfurecer a los dioses y por eso tuvo que perder m√°s tiempo de lo que le hubiera gustado en encontrar la manera de deshacerse de ambos. Metidos en el cofre tuvieron la suerte de que Poseid√≥n hab√≠a recibido √≥rdenes de Zeus para calmar las aguas.

Andrómeda liberada por Perseo, de Picou.
[Imagen: tuttafario.com]
Durante su viaje de vuelta a Grecia despu√©s de acabar con Medusa, y todav√≠a en √Āfrica, Perseo se encontr√≥ con un imprevisto que cambiar√≠a su vida: Andr√≥meda. Era la hija del rey Cefeo y Casiopea y unas ofensivas palabras de su madre hacia las Nereidas hab√≠an enfurecido a Poseid√≥n y acabado con la joven encadenada a una roca en la playa para ofrecerla en sacrificio al monstruo marino que enviar√≠a. Perseo se ofreci√≥ para liberarla a cambio de que pudiera ser su esposa. Cefeo acept√≥, y entonces Perseo vol√≥ hasta el monstruo cuando sal√≠a de las profundidades convirti√©ndolo en piedra gracias a la cabeza de Medusa. Sin embargo, Andr√≥meda hab√≠a sido ya ofrecida a su t√≠o paterno Fineo por lo que el griego tuvo tambi√©n que enfrentarse a √©l y su s√©quito en el d√≠a del enlace. Al ver que eran m√°s en n√ļmero, se vio obligado a usar su arma m√°s mort√≠fera y convirti√≥ a todos los seguidores de Fineo en piedra. Casados y tras tener su primer hijo, Perseo decidi√≥ que era el momento de retornar definitivamente a Grecia para demostrar a Polidectes que hab√≠a cumplido su encargo. Al llegar a S√©rifos, vio que Danae y Dictis estaban refugi√°ndose de aquel en un santuario. Ante esa situaci√≥n, Perseo acab√≥ convirtiendo en piedra a Polidectes y en rey de S√©firos a Dictis. Tras ese episodio, prosigui√≥ su camino hasta su tierra natal Argos, pero Acribo no estaba. Hab√≠a acudido a Tesalea para presenciar unos juegos. Al enterarse Perseo, decidi√≥ ir y participar, con tan mala suerte que el lanzamiento del disco durante una de las pruebas cumpli√≥ la profec√≠a del or√°culo golpeando en la cabeza al rey. Tras el desafortunado accidente, le correspond√≠a el trono de Argos deponiendo antes a Preto, pero su desaz√≥n por lo ocurrido acab√≥ por hacerle intercambiar el reino con su t√≠o Megapentes de Tirinto, primo de Danae. All√≠ estableci√≥ su residencia junto con Andromeda y los hijos que vinieron. Sus descendientes fueron conocidos como los Perseidas. Cuando muri√≥, su protectora Atenea le subi√≥ a los cielos y lo convirti√≥ en una constelaci√≥n.

Cielo de agosto con Perseo en la parte superior, centrada y un poco a la izquierda.
 [Imagen: astronom√≠acartagena.blogspot.com]
Esa constelaci√≥n, coincide desde entonces una vez al a√Īo con una zona del espacio que la Tierra atraviesa durante las primeras semanas del mes de agosto. Es una zona plagada de meteroides del cometa Swift-Tuttle que hace que lo que vemos durante esas noches -y que coloquialmente llamamos estrellas fugaces- son el resultado del contacto de esos restos con la atm√≥sfera terrestre al ser atra√≠dos por el campo gravitatorio de nuestro planeta en su √≥rbita alrededor del Sol. La astronom√≠a se ha encargado de ir acercando poco a poco estos fen√≥menos a la sociedad con apariciones en peri√≥dicos, revistas o noticiarios a lo largo de los a√Īos. Hoy en d√≠a, en el mundo 2.0 en el que vivimos, tenemos la posibilidad de encontrar informaci√≥n sobre casi todo con s√≥lo tener una ligera idea de lo que queremos buscar, porque no todo iba a ser malo en internet. Si durante tus vacaciones de verano tienes la suerte de estar en un lugar medianamente libre de contaminaci√≥n lum√≠nica, y sabiendo que la Luna este a√Īo no estorbar√° “mucho” en ese sentido, no tienes m√°s que levantar la vista hacia la constelaci√≥n de Perseo para observar esas estrellas fugaces que siempre ves anunciar en la TV durante estos d√≠as. Son las Perseidas, y este a√Īo tendr√°n su culmen de frecuencia en la noche del 12 al 13, aunque como ya he comentado antes, ser√°n visibles durante buena parte del mes si el tiempo acompa√Īa. Parece como si la mitolog√≠a y la ciencia se dieran la mano, una vez m√°s.




Fuentes: