martes, 26 de enero de 2016

Urano, il castrato.

Para los griegos, los mitos eran su manera de entender el mundo. Metáforas que plasmaban incluso en las cerámicas que han llegado hasta nuestros días. Historia. Arte. Fábulas. Ideas. Todo mezclado para que los pobladores del futuro nos recreemos hoy identificando tal o cuál historia.
"La castraci√≥n de Urano". Fresco de G.Vasari y C. Gherardi en el Palazzo Vecchio (Florencia)
La que nos ocupa hoy, podría incluso valer para cualquier familia desestructurada al uso, de no ser por las exageraciones propias de las mitologías. La narra Hesíodo en la Teogonía. Urano y Gea eran considerados los antepasados de la mayoría de dioses griegos. Padres de los Cíclopes, de los Hecatónquiros (como Encélado a quien ya dedicamos una entrada) y de la primera generación de Gigantes. Urano, hijo y esposo de Gea, retenía a la fuerza a sus propios hijos en el interior de su esposa antes de nacer -interpretado como el Tártaro-. La situación se volvió tan insoportable para ella, que decidió acabar con el ultraje tallando una hoz bien afilada a partir de una roca pidiendo después ayuda a alguno de sus hijos. La misión no era otra que castrar a Urano y arrojar sus genitales al mar. De todos los hijos de Gea, sólo el benjamín Cronos se mostró dispuesto a ayudarla. Así, aprovechando la noche, cogió la hoz y mientras dormían rasgó con ella la vestimenta de Urano consiguiendo su objetivo. La sangre que salpicó a Gea provocó el nacimiento/liberación instantáneo de los Titanes y las Melias; y de la espuma provocada cuando fueron arrojados al mar surgieron las Erinias.

W.Herschel
Como si de esa espuma de mar se tratara, el planeta vivi√≥ su momento de mayor efervescencia durante el final del siglo XVIII. Fue a principios de la d√©cada de los 80, bajo el reinado de Jorge III en el Reino Unido. El posteriormente archiconocido William Herschel confirma la existencia de lo que todav√≠a no ten√≠a claro si era un cometa o un planeta. Duda razonable dada la precariedad de los medios, y sin embargo alta tecnolog√≠a entonces. Estuvo tiempo observ√°ndolo y as√≠ se lo hizo saber a sus colegas de la comunidad astron√≥mica. No acababa de encontrar la cola del cometa que buscaba, con lo que acab√≥ determinando que, efectivamente, se encontraba ante un descubrimiento de mayor calado. Tras las confirmaciones pertinentes, a Herschel le propusieron darle nombre, y como siervo agradecido propuso uno en honor al rey vigente: “Georgium Sidius”, acompa√Īando la elecci√≥n con una filos√≥fica reflexi√≥n que no acab√≥ de convencer a sus compa√Īeros. Entre tanto, Lalande (de qui√©n hablamos en la √ļltima entrada “Encuadrando estrellas”) quiso honrar al descubridor llam√°ndole Herschel. No obstante, concluyeron que era m√°s apropiado seguir con la nomenclatura teol√≥gica que se usaba hasta la fecha y fue el alem√°n Johan Elert Bode quien acab√≥ recomendando Urano como nombre oficial. A lo largo de toda esa d√©cada, Herschel se centr√≥ de tal manera en √©l que unos meses antes de la Toma de La Bastilla dej√≥ constancia en su cuaderno de que “se sospecha la existencia de un anillo”. Hablaba del anillo őĶ, el m√°s apreciable de los trece que lo rodean.

Urano desde 18 millones de kilómetros (Foto: NASA/Jet Propulsion Lab.)
Foto a 1 millón de kms. tras el flyby.
(NASA/JPL)
Casi tres siglos despu√©s de su descubrimiento, la NASA utiliz√≥ la sonda Voyager 2 para realizar un sobrevuelo desde el cu√°l poder estudiarlo de cerca. La admirable planificaci√≥n en el c√°lculo de las trayectorias de ambas Voyagers, junto con un inusual alineamiento de los cuatro gigantes del Sistema Solar externo hizo posible que las Voyager recabaran informaci√≥n de J√ļpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Mientras que se decidi√≥ que la Voyager 1 sobrevolase los anillos de Saturno y su luna Tit√°n, mandaron a la Voyager 2 permanecer en la trayectoria de paso de Urano y Neptuno. De la Voyager 1 tenemos los datos de sus encuentros con J√ļpiter y Saturno, mientras que la Voyager 2 estudi√≥ los cuatro. El pen√ļltimo de ellos fue obviamente Urano, y el pasado domingo se cumplieron 30 a√Īos de aquel hist√≥rico flyby a 81.500 kms. de las nubes m√°s exteriores. Desde entonces, y hasta nuestros d√≠as, disponemos de un mont√≥n de informaci√≥n, menci√≥n a parte para los datos obtenidos con el telescopio espacial Hubble.




Foto de los 9 anillos de la Voyager 2
(NASA/JPL)
Gracias a todos ellos -Herschel, los cient√≠ficos de la misi√≥n Voyager 2 y el equipo responsable del Hubble- sabemos que tiene la masa de 14,5 Tierras y un di√°metro unas cuatro veces mayor. Un a√Īo en Urano dura algo m√°s que una vida -media- en Espa√Īa (~84 a√Īos terrestres). Tiene 13 anillos, entre ellos el anillo őĶ descubierto por Herschel, y 27 sat√©lites todos ellos nombrados seg√ļn personajes de las obras de Shakespeare y Pope. La sonda de la NASA, entre otras cosas, descubri√≥ 10 de los sat√©lites y 2 anillos; y estudi√≥ 5 sat√©lites, as√≠ como 9 de sus anillos. 

martes, 19 de enero de 2016

Ese punto azul p√°lido.


Estamos en ese momento donde todo va tan r√°pido que nos cuesta mantener la visi√≥n lejana para evaluar lo que realmente hemos conseguido, y lo que conseguiremos. 

De rutiners y progresivers. Me parece necesario poner en perspectiva qu√© tenemos en nuestras manos para tratar de ser mejores. Desafortunadamente, mucha gente no tiene ni la m√°s m√≠nima intenci√≥n de intentarlo ya que por desgracia apenas disponen de medios para sobrevivir. Ni siquiera el amparo de vivir en el primer mundo es garant√≠a de supervivencia. ¿Qu√© puedes pedirles a todos esos seres cuya √ļnica raz√≥n para vivir all√≠ es que sus antepasados decidieron no subir la colina para ver qu√© hab√≠a al otro lado?¿C√≥mo les puedes explicar que la mezquindad a la que son sometidos es uno de tantos defectos de nuestra especie?¿Por qu√© no podemos decirles que hay un mont√≥n de cosas que ni siquiera saben que existen y en las que a lo mejor estar√≠an interesad√≠simos (y qui√©n sabe si incluso destacar√≠an en ellas)?

Para nosotros, poseedores de comodidades m√°s o menos lujosas, es f√°cil desconectar de esa visi√≥n desde una perspectiva generalista. A todos nos ha dejado alg√ļn ser querido que nos recuerda lo ego√≠stas que somos haciendo nuestro ese “la vida son dos d√≠as”, el famoso carpe diem, memento mor√≠. ¿Para qu√© pasarla tratando de pensar en un futuro casi inmediato en el que ni siquiera estaremos? Sin embargo, somos muchos los que nos vaciamos tratando de explicar cosas que, a nuestro entender, merece la pena difundir y tenerlas en cuenta para que, a los que vengan despu√©s, les interese “saber”, les pique el gusanillo de qu√© pas√≥ hace millones de a√Īos en la Tierra y de qu√© tenemos pensado hacer en el futuro [Digo esto como simple aficionado a todos aquellos campos “gen√©ricos” de la Ciencia o la Historia que de una manera u otra puedo llegar a entender y explicar tantas veces como sea necesario, sin entrar en detalles para los que se requiere un conocimiento especializado]. Ambas situaciones est√°n relacionadas entre s√≠, y es por eso que para explicar de manera b√°sica la perspectiva generalista debemos salir fuera. El concepto “dar un paso atr√°s” para enfocar desde otro punto de vista que tan de moda est√° ahora en el an√°lisis de sucesos empresariales o sociales. Ese paso atr√°s, como especie, lo dimos hace ya unos cuantos a√Īos, y fue gracias a Carl Sagan que lo hicimos. Lejos de estancarse en la divulgaci√≥n al uso, el bueno de Carl le dio una vuelta de tuerca a su situaci√≥n y jug√≥ con la perspectiva. Ah√≠ estaba la clave.

Información de la placa de la Voyager 1.
Hacia a√Īos que la sonda Voyager 1 hab√≠a iniciado su viaje hacia los confines del sistema solar, cargada con un disco de oro lleno de informaci√≥n sobre nuestra posici√≥n en el espacio, la morfolog√≠a humana o decenas de mensajes en diferentes idiomas -entre otras cosas- para que una vez concluida su misi√≥n, siguiera su camino al espacio profundo en busca de civilizaciones extraterrestres que tuvieran los avances necesarios para descifrarlos. Desde su posici√≥n en la sociedad cient√≠fica internacional, y diez a√Īos despu√©s de su primera petici√≥n, Sagan habl√≥ con el Administrador Jefe de la NASA porque pens√≥ que era necesaria una cura de humildad para todo ese resto de ego√≠stas que pueblan la Tierra, pens√≥ que todos deb√≠amos saber que, convencidos de ser cabeza de rat√≥n o cola de le√≥n, a nivel general, cuando se habla de los humanos nos colocamos arrogantemente en la c√ļspide de la cadena alimenticia, somos los m√°s fuertes, y nos vemos como cabeza de le√≥n… cuando en realidad somos cola de rat√≥n. Han sido determinadas caracter√≠sticas las que nos han permitido cambiar el mundo a nuestro antojo. Suerte, incluso. ¿Imagin√°is, por ejemplo, que todos los insectos salieran del mundo subterr√°neo y cubriesen toda la superficie de la Tierra hasta 1 m. de altura? Lejos de lo asqueroso que le resultar√≠a a algunos, entre los que me incluyo, no ser√≠a un mal comienzo para que nos di√©semos cuenta de que hemos sido los afortunados en esto de la Evoluci√≥n.

No obstante, hay muchos otros que como es algo que no ha ocurrido, se la refanfinfla el supuesto. Ese, y cualquiera que no haya ocurrido. Su inter√©s es el m√≠nimo en intentar pensar en cosas que pod√≠an pasar pero no han pasado. No les interesa el pasado, ni el presente. S√≥lo el futuro, pero el suyo, nada de tribus ni visi√≥n global. Desean que todos sus d√≠as sean lo m√°s parecidos posibles entre s√≠, de manera que pueda desenchufarse de la realidad que les rodea. Rutina tras rutina, les molesta hasta que les ocupen “su” sitio en el bus, o que cierre por vacaciones el bar donde toman caf√© todos los d√≠as. La Teor√≠a de Conjuntos define que dentro de esos grupos de personas haya algunos a los que tambi√©n eso les moleste, pero que su mentalidad abierta, aventurera o cultivada, les haga creer que son mejores personas si tratan de investigar en temas que puedan suponer un avance que ayude a sus cong√©neres a mejorar su calidad de vida, de manera directa o indirecta. Para los rutiners, es dif√≠cil entender que es tremendamente ilusionante que una flor haya crecido en la ISS, o que haya agua en Marte, o cualquier otro de los sat√©lites del sistema solar. Ellos s√≥lo quieren llegar a casa y poner Telecinco porque les entretiene ver lo que hacen algunos famosos encerrados en una casa. ¿Les interesar√≠a lo mismo un viaje de meses de duraci√≥n con los primeros seres humanos que se aventuren camino de Marte? No s√© qu√© deciros… Por contra, los progresivers, dar√≠an lo que fuera por ver las vicisitudes de un supuesto viaje tripulado al planeta rojo sin haber perdido un segundo de su tiempo en contemplar lo que se hacen en los GH´s de turno. Seguramente, alguno hasta dar√≠a un brazo por poder embarcar en esa nave. Para todos los rutiners ser√≠a un evento m√°s de late-night, para todos los progresivers ser√≠a un motivo por el cu√°l encender la televisi√≥n a partir de cierta hora en la que ahora se antoja un milagro encontrar algo decente.

Foto de la Voyager 1.
Ante esa mezcla de sensaciones, no nos queda otra que remitir a qui√©n corresponda a aquel que pidi√≥ a Richard Trury que por favor ordenase girar 180¬ļ la Voyager 1 y sonrieran cuando la sonda estaba ya a 6.000 millones de kil√≥metros (casi nada) para salir guapos en la foto que nos pon√≠a en nuestro sitio. En perspectiva. All√≠, lejos y azul, un puntito nos recordaba que somos unos afortunados viajeros del espacio dando vueltas montados en una roca, que a su vez gira alrededor de una estrella a miles de km/h., que por la dichosa gravedad nos lleva con ella en su viaje por la galaxia, aqu√≠ en Laniakea. “A pale blue dot” (un punto azul p√°lido) mucho m√°s inspirador y po√©tico que la mierda de blue monday que nos han metido en ese lunes de enero que lo √ļnico que hace es deprimir a los aprehensivos sin otro objetivo que conseguir que, parad√≥jicamente, viajen m√°s… comprando viajes en la agencia de viajes casualmente cliente de los publicistas que lo inventarion. ¿Viajar m√°s?¿Es poco viaje el que nos muestran cada d√≠a los progresos tecnol√≥gicos? As√≠ de pat√©tico es el ser humano. En eso nos hemos convertido: una m√°quina de enga√Īar y aborregar a los rutiners de turno, que se escudan en la pena en lugar de celebrar el puto milagro del que forman parte. El azul es un color de elementos tangibles, no de mierdas virtuales. As√≠ que menos blue monday, y m√°s pale blue dot.


martes, 12 de enero de 2016

Encuadrando estrellas.

Una gran mayor√≠a de la gente que me lee quer√≠a un cambio de registro. Empezamos 2.016 con ese prop√≥sito, sin dejar de lado que de vez en cuando hable de pol√≠tica. Qui√©n sabe si habr√° m√°s sorpresas a lo largo del a√Īo.

En noviembre del a√Īo pasado hice una encuesta para ver hacia d√≥nde quer√≠an mis lectores y seguidores en twitter que encaminase los pasos este blog, habida cuenta de que la pol√≠tica, y m√°s a√ļn la de Espa√Īa hoy en d√≠a, no nos lleva a ninguna parte (y, dicho sea de paso, no tiene mucha relaci√≥n con los contenidos de @HdAnchiano). Mucho menos si lo √ļnico que podemos nosotros, adem√°s de votar, es opinar. Los resultados de aquella encuesta arrojaron una mayor√≠a absoluta que ya la quisieran para s√≠ los independentistas catalanes o los nacionalistas espa√Īoles. Casi el 85% de los que votaron pidieron un cambio de registro enfocado a la uni√≥n que suelo hacer de vez en cuando de “mitolog√≠a-cuerpos celestes”, tal y como hice con la llegada de Rosetta a 67P/CG o el sobrevuelo de Plut√≥n, entre otros. Pues bien, con eso he intentado marcar en el calendario una serie de eventos que me permitan de vez en cuando satisfacer (espero) a ese amplio porcentaje de Anchianibers que me lo pidieron en su d√≠a. El primer evento rese√Īable del a√Īo es la lluvia de estrellas Cuadr√°ntidas. Este a√Īo tenemos de visita al cometa Catalina, pero indagu√©  y, ciertamente, no daba para mucho… as√≠ que, me decid√≠ por la enjundia de ese otro fen√≥meno que s√≠ que tiene lugar la primera semana de cada a√Īo.

Cada comienzo de a√Īo, las certezas sobre su origen vuelven a emborronarse en los objetivos de  los telescopios de los astr√≥nomos que dicen que son los restos de un cometa y los que dicen que son pedazos de un asteroide, pero solventan esa peque√Īa duda mucho menos l√≠rica con una gran frecuencia en su visita. La lluvia de las Cuadr√°ntidas es, junto con las Gem√≠nidas, la m√°s espectacular del a√Īo. Tiene en su contra que en el mes de enero hace mucho fr√≠o en la mayor√≠a de lugares del hemisferio norte donde son visibles, y es por eso que no son tan medi√°ticas. Digamos que pertenecen al conjunto de fen√≥menos celestes que s√≥lo ves si eres algo m√°s que aficionado a ello, sin tener que llegar a ser un profesional de la astronom√≠a para coger los b√°rtulos y echarte al monte.
Foto: NASA
El origen del nombre viene dado por la constelaci√≥n (Quadrans Muralis) desde donde aparecen, y responde a algo completamente l√≥gico. No hay que ser muy perspicaz para ver que los nombres de las lluvias de “estrellas fugaces” suelen derivar de la constelaci√≥n en la que comienzan a ser  observables: las Le√≥nidas de Leo, las Gem√≠nidas de G√©minis, etc… Es posible que no encuentres esa constelaci√≥n por ning√ļn sitio porque el problema de las Cuadr√°ntidas es que “su” constelaci√≥n forma parte del extenso grupo de ellas que dejaron de serlo cuando se conform√≥ de manera oficial la divisi√≥n del firmamento en la reuni√≥n que tuvo lugar en 1.928, donde desaparecieron treinta de las que hasta el momento se reconoc√≠an.

Representación del cuadrante.

Su historia, en concreto, se remonta a finales del siglo XVIII, cuando el entonces aficionado Joseph Lalande llam√≥ Quadrans Muralis a aquel conjunto de estrellas que llevaba tiempo observando, y le puso ese nombre en honor al cuadrante -aparato parecido al sextante que se usaba en la √©poca en materia de observaci√≥n celeste-. Lalande era abogado de profesi√≥n, pero tambi√©n sent√≠a curiosidad y escrib√≠a sobre astronom√≠a. Poco a poco, su inter√©s iba creciendo e incluso lleg√≥ a convertirse en un popular astronomo, as√≠ como una suerte de profesor/divulgador en su propia casa para alumnos interesados, entre ellos Delambre (contribuyente al establecimiento del sistema m√©trico decimal), Piazzi (descubridor de Ceres) o M√©chain (compa√Īero de fatigas de Messier -¿te suena?- en sus descubrimientos). La agrupaci√≥n conten√≠a algunas de las estrellas que hoy pertenecen a la constelaci√≥n de Bootes. Pocos a√Īos despu√©s, se observ√≥ que la lluvia de meteoros parec√≠a salir de ella con lo que no hizo falta mucho m√°s para bautizarlas. 

Desde entonces, y a pesar de que como ya hemos comentado, la constelación de Lalande se perdió en un intento de la Unión Astronómica Internacional de no mezclar estrellas en diferentes constelaciones para que no llevar a equívocos, las estrellas que podéis haber visto (reconozco que yo no lo he hecho) este principio de mes siguen denominándose las Cuadrántidas.

lunes, 4 de enero de 2016

Bit√°cora de Anchiano 2.015

Ha acabado el 2.015, A√Īo Internacional de la Luz, y ha sido precisamente como uno de esos rayos que entran por la ventana y que nadie quiere correr la cortina porque se est√° muy a gustito… m√°s incluso que Ortega Cano.

Para los chiflados como yo ha estado lleno de citas interesant√≠simas, no todas buenas, pero s√≠ relevantes. Esta entrada est√° hecha para que conste en el registro de @HdAnchiano c√≥mo este a√Īo he tratado de difundir eventos o sucesos que, sin ser experto en materia de divulgaci√≥n, he considerado que eran interesantes para un p√ļblico iniciado o no en todos los palos que he tocado. Medicina, astronom√≠a, biolog√≠a, rob√≥tica, matem√°ticas, f√≠sica, qu√≠mica, Historia, arte, antropolog√≠a, arqueolog√≠a, tecnolog√≠a, ingenier√≠a, etc… A veces con noticias en las que m√°s de una o dos de ellas se mezclaban. Y a veces con un humor absurdo que a m√≠ me encanta, y por el aumento de seguidores en la cuenta deduzco que a muchos de los Anchianibers tambi√©n (XD). He de agradecer los tweets de reconocimiento que he recibido a lo largo del a√Īo, aunque humildemente dir√© que a veces no he estado a la altura, pero 365 d√≠as al a√Īo son muchos d√≠as.

Con esa humildad, el ser humano va navegando por el espacio a miles de kil√≥metros por hora record√°ndose a s√≠ mismo de vez en cuando que se pueden cometer errores, pero que de los errores se aprende. Ha sido esa perspectiva la que ha hecho que un a√Īo m√°s se hayan alcanzado hitos espectaculares que seguro tendr√°n repercusi√≥n en el futuro como especie. Los expertos dicen que el siglo XX ha sido el siglo de la F√≠sica, y que el siglo XXI ser√° el de la Biolog√≠a. Ahora estamos en esa apasionante transici√≥n entre ambos. Los avances en astrof√≠sica s√≥lo pueden entenderse con la b√ļsqueda casi obsesiva de esa chispa de la vida que seguramente haya en alg√ļn lugar de nuestro Sistema Solar, o del Universo (as√≠, dicho a lo bruto, que para algo soy de Bilbao). Disfrutad recordando y buscando en internet -supongo que de nuevo- datos sobre alguno de estos sucesos que os cuento debajo porque seguramente habr√©is olvidado detalles, pero os aseguro que merecen lectura relajada, como si de un best seller se tratara.

Enero a marzo:
Fotografía de la MRO (NASA/JPL/UnivArizona)
Inici√°bamos el paseo por 2.015 con la inercia propia del principio de enero, hasta que el d√≠a 16 la NASA nos comunicaba que uno de los sat√©lites orbitales que tienen en Marte hab√≠a fotografiado los restos del Beagle 2, un rover que aterriz√≥ en el planeta rojo en la Navidad de 2.003 y que los cient√≠ficos hab√≠an dado por “muerto” en el impacto contra la superficie, pero por lo que se deduce en las im√°genes, lo que parece m√°s probable es que los paneles bajo los que estaba la antena de radiofrecuencia no se desplegaron por completo. Probablemente, aunque no se ha confirmado, por alguna distorsi√≥n en el mecanismo durante el aterrizaje.

Nos metimos en febrero con la crisis migratoria in crescendo, surcando el Mediterr√°neo, un lugar escenario de mil y una aventuras navales desde la Antig√ľedad. El d√≠a 18 nos despert√°bamos con la noticia de que unos buzos hab√≠an encontrado por casualidad el mayor tesoro submarino de Israel en el puerto antiguo de Cesarea. Dos mil dinares de oro del siglo XII en perfecto estado, algunas de ellas acu√Īada en Palermo (Italia) con la m√≠tica mordedura de comprobaci√≥n, que fueron descubiertas tras el movimiento de las profundidades provocado por una de tantas tempestades.

Alguno de los 2.000 dinares (ABC)
Tempestades como las que azotan el continente Africano en forma de enfermedad desde hace décadas y que, el pasado mes de marzo, dejaron de serlo tanto cuando se anunció que la vacuna contra el ébola que se había probado en estudio clínico en 4.000 personas en Guinea era 100% eficaz contra la enfermedad, tres días antes de ese estudio tuvo lugar un eclipse de sol que coincidió con el equinoccio y que precedió al total de luna que hubo a mediados de abril. Alcanzamos el final del trimestre (30 de marzo) con la espectacular llegada de la sonda Dawn de la Nasa al planeta enano Ceres, que nos mostró unos inquietantes puntos brillantes en el cráter Occator que los científicos tardaron meses en esclarecer.

Cr√°ter Occator, en Ceres (NASA)
Abril a junio:
√öltima imagen de la Messenger
antes de colisionar. (NASA)
El segundo trimestre del a√Īo nos deparaba un bombazo sobre Marte: ¡la NASA confirmaba evidencias espectrales de agua l√≠quida en Marte! Las im√°genes de la sonda MRO no dejaban lugar a dudas. Durante la √©poca “estival” del planeta rojo, unos delgadas l√≠neas discurren por las diferentes pendientes como si de riachuelos se tratara, y desaparecen cuando las temperaturas descienden. Autom√°ticamente, los relacionaron como objetivo a estudiar en detalle debido a la relevancia que podr√≠an tener de cara a una posible misi√≥n tripulada a Marte (si es que llega alg√ļn d√≠a). A finales del mes de abril, el foco de la prensa giraba 180¬ļ para ver como la sonda americana Messenger terminaba su misi√≥n en Mercurio. La agencia americana decidi√≥ estrellarla contra la superficie del planeta despu√©s de haber obtenido en sus m√°s de diez a√Īos de viaje 250.000 fotograf√≠as. Colision√≥ a casi 4 km/s que dej√≥ un cr√°ter de 16 kms. de di√°metro.

Una semana despu√©s, el 7 de mayo, la Progress 59 rusa sal√≠a en todos los noticieros porque hab√≠a quedado fuera de control y se esperaba su re-entrada en la atm√≥sfera. Las im√°genes desde la c√°mara on-board con la nave girando descontrolada dieron la vuelta al mundo. Los astronautas de la ISS confirmaron que orbitaba la Tierra y desde Rusia no supieron qu√© fue lo que ocurri√≥ para que la antena de radiofrecuencia no hiciera bien su trabajo. Obviamente, en las noticias pretend√≠an no alarmar a la ciudadan√≠a, y hubo que decir por activa y por pasiva que no se corr√≠a ning√ļn peligro. Sacaron incluso un juego de los barcos para decir donde cre√≠as que iba a caer.

En junio, una curiosidad de la que muchos se enteraron el mismo d√≠a: el Leap Second (segundo intercalado, en castellano). Un ajuste de tiempo por la influencia de las mareas en la disminuci√≥n de la rotaci√≥n de la Tierra en comparaci√≥n con el d√≠a solar medio. Por eso, se a√Īade un segundo dada la base astron√≥mica de los calendarios que manejamos. Se decidi√≥ que las fechas en las que a√Īadirlo eran 30 de junio o 31 de diciembre dependiendo de ciertos factores. En 2015 ha tocado en junio, as√≠ que ese d√≠a tuvo 23h 59m y 60s.

Julio a Septiembre:
Imgen a color de Plutón (NASA/JPL)
Sin duda, julio ha sido el mes m√°s esperado por todos los aficionados a la astrof√≠sica y geolog√≠a. La sonda New Horizons sobrevol√≥ el 14 de julio el sistema de Plut√≥n en un momento inolvidable para muchos como el que escribe estas l√≠neas. Los resultados obtenidos han colmado con creces las expectativas de la misi√≥n convirti√©ndola en un √©xito no s√≥lo de la NASA, sino del ser humano como especie. Ahora, tras haber analizado y enviado una barbaridad de datos e im√°genes tanto de Plut√≥n, como de Caronte y el resto de sat√©lites, se dirige hacia el Cintur√≥n de Kuiper donde ya tiene encargada otra misi√≥n: el objeto transneptuniano 2014 MU69, al que llegar√° a principios de 2.019. Hubo un momento de indecisi√≥n los d√≠as previos al flyby porque no acababan de confirmar que no se estrellar√≠a contra la superficie del planeta enano. Finalmente, todo sali√≥ bien y hoy podemos disfrutar de fotos con una resoluci√≥n brutal de un lugar al que ha tardado en llegar una d√©cada. Bendito viaje, much√≠simo m√°s corto que el que ser√≠a necesario hacer para confirmar in situ la existencia y/o habitabilidad que tambi√©n en julio la NASA anunci√≥ haber descubierto en el planeta Kepler-452b (que algunos se aventuraron a llamar “gemelo de la Tierra”). Si bien es cierto que es m√°s grande y m√°s viejo que nuestro hogar, sabemos que en relaci√≥n su estrella es parecida a la nuestro Sol, y que completa su √≥rbita en unos 385 d√≠as… sin embargo, necesitar√≠amos “s√≥lo” 1.400 de nuestros a√Īos viajando a la velocidad de la luz para poder llegar hasta √©l… digamos que las comunicaciones ser√≠an un pel√≠n complicadas entre los posibles viajeros espaciales y la Tierra.

Comparativa de Kepler-452b con la Tierra (NASA)
Bolas lanzadas al agua.
Despu√©s de posar la vista a miles de millones de kil√≥metros de nuestra casa, entramos en agosto teniendo que volver nuestros ojos a casa. El planeta se est√° calentando en exceso y las sequ√≠as que azotan ciertas zonas del mundo son cada vez peores. Sin embargo, los avances tecnol√≥gicos nos est√°n permitiendo poco a poco paliar esas desgracias. Como ejemplo de ello pueden servir los millones de Barrier Balls que se han utilizando a modo de tap√≥n gigante para que la luz del sol no incida de lleno en los lagos y pantanos, reduci√©ndose as√≠ la evaporaci√≥n hasta en un 80%. Sin duda, un avance espectacular que de unas cifras 
de ahorro enormes.

Reconstrucción
del esqueleto (NatGeo)
Septiembre ha sido el mes de la arqueolog√≠a en 2.015. El d√≠a 11 se hac√≠a p√ļblico el descubrimiento en Sud√°frica del posible eslab√≥n perdido entre los √ļltimos australopitecus y los primeros hom√≠nidos. Se ha reconstruido al Homo Naledi a partir de los restos de 15 individuos encontrados en una cueva. Ser√° la dataci√≥n la que diga si fue un contempor√°neo del Homo Habilis o el Homo Erectus, pero de confirmarse lo que dicen los expertos, podemos estar ante ese preciado eslab√≥n de la cadena. Por si ese descubrimiento fuera poco, las nuevas tecnolog√≠as nos ten√≠an preparado otro bombazo megal√≠tico: sin necesidad de desenterrarlas, las m√°quinas de detecci√≥n que se usan hoy en d√≠a en arqueolog√≠a identificaron un gigante monumento subterr√°neo a apenas 3 kms. del archiconocido c√≠rculo neol√≠tico de Stonehenge. Se trata de 90 piedras de hasta 4,5 m. de altura (30 de las cuales se encuentran intactas) alineadas que son de hace 4.500 a√Īos, unos 400 a√Īos m√°s antiguas que el propio  Stonehenge. Los investigadores ya le han bautizado como Superhenge y le dan el apelativo de “hist√≥rico”. 

Superhenge (www.abc.net.au)
Octubre a diciembre:

Arco del triunfo en Palmira.
Por el contrario, lejos del Reino Unido y ya en octubre, los satélites confirmaban con imágenes que las amenazas de DAESH sobre la destrucción de la ciudad de Palmira habían sido llevadas a cabo. El mundo asistió atónito a la brusquedad mental de no entender por qué mentes tan cerradas consiguen adquirir tanto poder. El paso de los meses ha ido confirmando el expolio y destrucción, hasta que la comunidad internacional ha decidido entrar por las malas en la zona. Entre tanto paisaje desolador, nos encontramos el oasis de los que siguen pensando por el bien de la Cultura y ya está en marcha un proyecto de recreación 3D por hologramas del Arco del Triunfo, torres y templos derribados que será presentado en la Plaza Trafalgar de Londres en abril de 2016. Además, está previsto que cuando la guerra en Siria termine, se reconstruya la ciudad completa de Palmira in situ. No será lo mismo, pero no cabe duda de que el esfuerzo habla muy bien de los impulsores. Esperemos que se arregle todo en esa zona cuanto antes porque el fracaso de Europa en materia social ha quedado patente en la crisis migratoria de 2.015. Mientras tanto, la sonda Cassini confirmaba la sospecha de los científicos durante el mayor acercamiento desde que se encuentra en el sistema de Saturno, a 49 kilómetros de la superficie del polo sur de Encélado. En esa zona, unos géiseres de gas, agua y otros compuestos orgánicos eran la prueba definitiva de que bajo el precioso manto helado del satélite hay un océano. Las imágenes del sobrevuelo de Cassini hablan por sí solas. Todavía en octubre, y después de haber identificado durante el verano 16 compuestos orgánicos en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, la sonda Rosetta enviaba datos que confirmaban la existencia de oxígeno. Algo que refuerza la teoría de que alguno de los componentes para la vida llegó a la Tierra desde el espacio a lomos de un cometa.

Recreación del océano de Encélado (Agenciasinc.es)
En noviembre celebr√°bamos que Google dedicaba su doodle a Lucy, el australopitecus afarensis encontrado por Don Johanson, en el 41¬ļ aniversario del descubrimiento de los restos m√°s antiguos conocidos de un antepasado nuestro: 3.200.000 a√Īos (!!!).

Venus, desde Akatsuki
a 72.000 kms. (JAXA)




Aterrizamos en diciembre con el anuncio desde la JAXA de que la sonda Akatsuki hab√≠a entrado en la √≥rbita de Venus, desde donde ya ha empezado a mandar im√°genes que permitan estudiar el clima de nuestro vecino de al lado. Debido a lo el√≠ptico de su trayectoria, la sonda oscilar√° entre los 400 y los 440.000 kil√≥metros de la superficie. Ha sido el segundo intento de entrada en √≥rbita en Venus, el anterior y fallido tuvo lugar en 2.010. Un ejemplo de esfuerzo y perseverancia recompensado para los japoneses, de la misma manera que lo fue en la madrugada (espa√Īola) del 22 de diciembre el aterrizaje de la primera etapa del Falcon 9 del cohete Saturn V que la compa√Ī√≠a Space X lanz√≥ al espacio con una carga no tripulada que lleg√≥ sana y salva a la ISS mientras la parte inferior maniobraba en vuelo suborbital y entraba de nuevo para posarse suavemente en la zona de aterrizaje estimada, en lo que supone el iniciio de un ahorro sin precedentes en los lanzamientos que regularmente tienen lugar con destino a la ISS. Fuimos muchos los tarados que lo vimos en directo, y muchos otros los que alucinaron al d√≠a siguiente. Es cierto que la Blue Origin de Amazon ya lo hab√≠a conseguido, pero el diferente espectro de negocio de ambas compa√Ī√≠as hace que no sea una competencia “real”. Elon Musk (CEO de SpaceX) confirm√≥ la semana pasada que el Falcon 9 est√° ya analizado tras su aterrizaje y listo para un segundo despegue. Veremos c√≥mo transcurren las cosas en 2.016, que se presenta apasionante. Con ese buen sabor de boca nos comimos las uvas.

Fotografía de larga exposición que muestra el despegue y aterrizaje del Falcon 9.