jueves, 14 de abril de 2016

El sue√Īo de Gagarin

Titov  y Gagarin (Foto: rtve.es) 
Baikonur (Kazajst√°n). Madrugada del 12 de abril de 1.961. La inmensidad del Universo est√° ah√≠.  Siempre. La vemos cada noche, y a veces nos sentimos peque√Ī√≠simos seres en esta peque√Īa roca sobre la que viajamos. Quiz√° esa reflexi√≥n, sumada al hecho de saberse elegido para la Historia de entre los 3.500 candidatos, sean motivos suficientes para que Morfeo no sea capaz de tumbarte rendido a sus pies (por mucho que digan que durmieron desde las 22h). Yuri sigue despierto en la caba√Īa donde puede ser que pase su √ļltima noche -junto con Guerman Titov, su suplente y con quien empat√≥ a puntos en las pruebas-, esperando a que llegue el momento en el que vengan a buscarle. Como es el elegido, se ve en la obligaci√≥n de dejar constancia de ello. Salga bien o mal, todo lo que haga y lo que le rodea est√° en la antesala de ser hist√≥rico. “Salga bien o mal”, piensa. El reloj no corre y ha llegado a ese punto en el que uno no sabe c√≥mo pasar el tiempo. Se incorpora y coge el rotulador intentando no despertar a Guerman. Mira a la caba√Īa de al lado, id√©ntica a la suya y se pregunta c√≥mo el maestro Koroliov, que descansa en ella, ha sido capaz de evolucionar poco a poco su idea desde los c√°lculos sobre el papel a vislumbrar un viaje al espacio. Quita el tap√≥n al rotulador decidido a echar una firma en la puerta. Ya queda un minuto y medio menos… De vuelta a la cama, observa a su compa√Īero. Lleg√≥ con √©l a Baikonur despu√©s de unas duras pruebas de selecci√≥n en las que el factor determinante para la decisi√≥n final no est√° claro del todo. Algunos dicen que una respuesta en la entrevista personal con Koroliov le dio el puesto, otros que su origen humilde y su implicaci√≥n, y otro afirman que fue la estatura (Yuri era m√°s bajito y podr√≠a maniobrar mejor dentro de los 2,4 metros de di√°metro de la esfera que le transportar√≠a al espacio. Su compa√Īero se tendr√≠a que conformar con pasar a la historia como el segundo cosmonauta en agosto de aquel a√Īo).

Caba√Īa donde Gagarin pas√≥ la noche anterior al lanzamiento. (Foto: @eurekablog)
As√≠ de humilde era el alojamiento. (Foto: @eurekablog)
S√≥lo Gagarin sabe en qu√© pens√≥ para tranquilizarse. A lo mejor se pas√≥ la noche pensando en los huevos con carne que les esperaban como desayuno, o imagin√≥ el time-lapse de crecimiento del √°rbol que plant√≥ unos d√≠as antes, y que permanecer√≠a ah√≠ para siempre. “Salga bien, o salga mal” pensar√≠a. Las 4:50h le asaltan medio-despierto, como no pod√≠a ser de otra manera. Pruebas m√©dicas para reafirmar la normalidad de cara al despegue, se enfunda el traje con el que har√° historia y le llevan en autob√ļs hacia la rampa de lanzamiento. Por el camino, una voz en su interior le susurra “Yura, o meas ahora, o quiz√° no mees nunca m√°s… ¡en el mejor de los casos pasar√°n 5 horas!”. Solicita la parada t√©cnica, y mientras orina en una de las ruedas el chofer aprovecha para inflar el resto. Titov, suplente de lujo, espera dentro, tambi√©n “trajeado”. A bordo ya de la Vostok1, encajado en el asiento eyectable que le permitir√≠a abandonar “la bolita” (como la hab√≠an apodado los miembros de la misi√≥n), los ingenieros tratan de comprobar que todo est√° como debe con el ruido de fondo de Gagarin silbando y canturreando todo lo que le viene a la cabeza. Incluso bromea con los t√©cnicos tras detectarse un fallo en un sensor durante la prueba de hermeticidad que obliga a recolocarlo. En la nave, y como medida de prevenci√≥n un tanto sui generis, una pistola para que pueda defenderse si aterriza fuera de territorio URSS y vienen mal dadas, adem√°s de una contrase√Īa para desbloquear el modo autom√°tico en caso de emergencia que le entregan a Yuri a la hora de entrar al m√≥dulo.

Recreación que se hizo tiempo después, ya que no hubo cámaras el 12 de abril. (Foto: www.esa.int)
A las 9:07 de la ma√Īana hora local, y en el m√°s absoluto secreto -no hay c√°maras que retransmitan el lanzamiento-, Gagarin nota como su espalda se aplasta contra el respaldo. La emoci√≥n del momento le hace soltar un “Pai√©jali!” (Vamos all√°). El empuje le lleva en unos minutos hasta los 28.000 km/h, y en la primera conexi√≥n por radio con Control le sale el sovi√©tico que lleva dentro. Nada de gritos ni alegr√≠as desbordadas: “el vuelo se desarrolla con normalidad y yo estoy bien”. Asombrado por la belleza y a medida que va completando la √≥rbita a la Tierra le sale algo mucho m√°s acorde con el momento… "Veo la superficie terrestre a trav√©s de la ventanilla. El cielo es negro. Y rodeando la Tierra, rodeando el horizonte hay una aureola azul muy bonita que se oscurece a medida que se aleja de la superficie. Qu√© hermosa es.”

Foto: Roscosmos
Fueron 108 minutos de v√©rtigo. Si los del despegue son cr√≠ticos porque nadie, nunca, hab√≠a intentado algo semejante, los de la reentrada eran un salto al vac√≠o... uniformemente acelerado. M√°s a√ļn cuando no se sabe que la fricci√≥n de la nave con las capas densas de la atm√≥sfera hace que parezca que vas en una gran bola de fuego en la que piensas que vas a morir… tanto es as√≠, que Gagarin se despidi√≥ de sus t√©cnicos al darse cuenta con un “¡estoy ardiendo, adi√≥s, camaradas!”. Sin embargo, “la bolita” acab√≥ cayendo no muy lejos -hablando en kil√≥metros- del lugar previsto, y Yuri activ√≥ el eyectable para aterrizar en paraca√≠das sobre una granja donde la campesina Anna Tajt√°rova asist√≠a estupefacta como “alguien” con un traje naranja y un casco blanco recog√≠a un paraca√≠das y se dirig√≠a hacia ella y su nieta Rita, de 6 a√Īos. La conversaci√≥n es de pel√≠cula:


- ¿Vienes del espacio?
- Ciertamente, s√≠… pero no se alarme, soy sovi√©tico.


Despu√©s de eso, le recogen los militares, notifica por tel√©fono la haza√Īa, etc, etc, etc… Es historia. Incluso su tr√°gica muerte pocos a√Īos despu√©s, de la que Leonov pudo contar algunos detalles a la familia cuando los informes fueron desclasificados.

La cápsula de la Vostok 1 momentos después de aterrizar. (Foto: RT)

Fuentes:
Wikipedia

martes, 5 de abril de 2016

Tit√°n aka Luna Saturni

Hubo una √©poca en la que las explicaciones se hac√≠an con conceptos inventados, de manera que su interpretaci√≥n simplista fuera entendida por aquellos que no eran para nada considerados eruditos en alguna materia que requiriese ser letrado. 

La mitolog√≠a serv√≠a para, de alguna manera, tratar de entender… o cuando menos, definir unos standards en los que basarse para hablar todos de lo mismo. En Grecia, establecieron el orden de la Tierra desde los cielos a partir de Gea y Urano. Dijeron tambi√©n que los hijos que engendraron se llamar√≠an Titanes. Gea tuvo 12 hijos, y tras urdir un plan junto con su benjam√≠n Cronos para castrar a Urano, consigui√≥ que fueran liberados. 

Cronos, tras la experiencia de su padre y temeroso de ser atacado y relevado, decidi√≥ engullir a los hijos que iba teniendo con Rea. Sin embargo, su sexto hijo Zeus consigui√≥ escapar gracias a que Rea le dio para engullir un piedra envuelta en pa√Īales mientras el peque√Īo era llevado a la isla de Creta. De esa manera, Zeus consigui√≥ crecer hasta que pudo volver a ver a su madre. Accedi√≥ a las estancias como sirviente y logr√≥ que su propio padre tomara del brebaje especialmente preparado que le hizo vomitar al resto de sus hijos, quienes  terminaron por derrocar a los Titanes y encerrarlos en el T√°rtaro del Inframundo de Hades. As√≠, como encerrados en el inframundo, estuvieron durante miles y miles de a√Īos a los ojos del ser humano hasta que la tecnolog√≠a iniciada por Galileo y el resto de representantes de la Ciencia, tal y como la conocemos hoy en d√≠a, hizo que el 25 de marzo de 1.655 Christiaan Huygens descubriese la existencia de un gran cuerpo celeste orbitando alrededor de Saturno, que publicar√≠a a√Īos m√°s tarde en su obra "Systema Saturnium". √Čl lo llam√≥ Luna Saturni, y pasaron muchos a√Īos hasta que fuera bautizado con su actual nombre, el nombre con el que los griegos denominaron a aquellos  hijos de Gea y Urano, en honor a Cronos -equivalente griego del romano Saturno-. 

Im√°genes del descenso de la Huygens (NASA)
El precioso y poblado sistema de sat√©lites de Cronos/Saturno llam√≥ la atenci√≥n de la NASA despu√©s de la informaci√≥n recibida desde la Voyager 1, hasta el punto de enviar una nave que pudiera hacernos conocer mejor las caracter√≠sticas de ese conjunto. La nave Cassini, equipada con la sonda Huygens es la m√°s grande jam√°s enviada (lanzada en octubre de 1.997) y lleg√≥ a Tit√°n en la Navidad del a√Īo 2.004. La sonda se solt√≥ seg√ļn lo planificado, y tom√≥ tierra en la luna de Saturno el 14 de enero de 2.005. Desde su llegada, la Cassini ha estado sobrevolando Tit√°n una media de una vez al mes, aprovechando as√≠ para enviar im√°genes tan espectaculares como los datos del laboratorio de campo de la Huygens. Adem√°s, durante los √ļltimos meses ha sobrevolado el sat√©lite gigante de Saturno -y segundo m√°s grande del Sistema Solar despu√©s de Gan√≠medes- a diferentes distancias de su superficie. desde los 3.817 kms del 15 de enero, los 1.400 kms del 31 de enero o los 1.018 de febrero, a los 990 kms de ayer o los todav√≠a m√°s cercanos 971 kms del pr√≥ximo 6 de mayo. El objetivo no es otro que el de “esnifar” la gran atm√≥sfera de Tit√°n y tomar datos de su superficie, donde se ha probado la existencia de lagos de metano, valles, dunas e incluso un mar interior. Lo que se busca ahora son cualquier tipo de fen√≥menos meteorol√≥gicos que demuestren cambios en su clima para que : tormentas, actividad volc√°nica, corrientes, diferentes altura en los lagos distintas a las registradas, etc…)
Comparativa de Tit√°n con la Tierra y la Luna (Wikipedia)
Tit√°n, los anillos de Saturno y la peque√Īa Rea. (NASA)

NASA
Tendremos que estar atentos estos d√≠as porque los resultados de todos esos datos prometen ser extraordinarios… y, si no lo son, al menos nos quedar√°n las asombrosas im√°genes a las que ya nos tiene acostumbrados la @CassiniSaturn. Os recomiendo que sig√°is esa cuenta en twitter porque hemos llegado a ese punto en el que los mareados de a√Īos pasados y los datos de ahora, junto con la tecnolog√≠a ya existente, est√° permitiendo hacer mapas 3D y lo cierto es que las fotos que vemos hoy son un verdadero espect√°culo.

Mar de Kraken (NASA)