lunes, 26 de septiembre de 2016

ENTREVISTA I√Īaki Gabilondo a Neil deGrasse Tyson.

I√Īaki Gabilondo es una de esas personas que ejercen su profesi√≥n de manera exquisita. La pausa, las preguntas, la pasi√≥n que pone en transmitir las cosas con claridad, en definitiva. En esta ocasi√≥n, entrevista al astrof√≠sico norteamericano Neil deGrasse Tyson en el canal #0. Alguien que reconoce haberse convertido en un ser tan pragm√°tico como para intentar que la exploraci√≥n del Sistema Solar se proponga a los grandes inversores como un modelo de negocio fuera de la Tierra para encontrar el r√©dito que buscan. Hablan de lo explorador del ser humano, del Big Bang, de Cristobal Col√≥n, del Homo Sapiens... s√≥lo por citar algunas cosas de los 15 primeros minutos. Creo que merece la pena dedicar los 50 minutos que dura en total. Espero que la disfrut√©is. 




viernes, 23 de septiembre de 2016

Anamorfosis. Desvirtuando la realidad.

[N.del a.: Esto es ficción. No se me vengan los puristas a echar encima. Gracias]


Llegaron como se llega a los sitios a veces: sin saber muy bien por qu√©. Dispuestos, sin embargo, a no dar marcha atr√°s una vez tomada la decisi√≥n. Fue despu√©s de un ba√Īo de realidad tras salir de la nube en la que pasaron inmersos dos d√≠as, embriagados por el aroma a Ciencia que manaba del paraninfo de la UPV-EHU. Bilbao, para m√°s se√Īas. La vida en aquel mundo al rev√©s en el que estaban les record√≥ que en Bilbao llueve mucho. Demasiado. Y que hace un fr√≠o de pelotas… Tambi√©n que en Sevilla te puedes dar con un canto en los dientes si el gasto en luz por conectar el aire acondicionado no supera el de calefacci√≥n en Euskadi. Los dos j√≥venes (ejem) consiguieron calmar su desasosiego con la meteorolog√≠a que les hab√≠a tocado en suerte buscando un lugar que tuviera ese equilibrio. A grandes males, grandes remedios. Y a fe que lo consiguieron.


No hac√≠a mucho que los medios de comunicaci√≥n se hab√≠an hecho eco de manera recurrente sobre la aparici√≥n de cientos de exoplanetas. En esta ocasi√≥n, la ESA estaba detr√°s de ello. El culpable de todo: el telescopio HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher). Una capacidad de observaci√≥n encomiable en la variaci√≥n de la velocidad radial. De entre todos los cientos de exoplanetas, uno. El m√°s visitable se convirti√≥ inmediatamente en el objetivo. Su nombre: Pr√≥xima-b. Condiciones de habitabilidad potencialmente reales, aunque suene incongruente. Una estrella cercana, un planeta a una distancia “te√≥ricamente” aceptable y unas caracter√≠sticas que hac√≠an al conjunto realmente atractivo como para intentarlo. La habitabilidad en astronom√≠a se mide en t√©rminos diferentes de los de la biolog√≠a, y por eso a veces hay discrepancias entre ambos gremios. No obstante, por una vez, todos estaban de acuerdo. Hab√≠a agua en estado l√≠quido, y era posible la existencia de organismos m√°s o menos complejos, como los de nuestra Administraci√≥n P√ļblica. Una gravedad aproximadamente un 7% m√°s que en la Tierra que permitir√≠a andar sobre la superficie sin excesivos problemas. Una estrella enana… roja ¿se puede pedir m√°s? Daban igual los √≠ndices de radiaci√≥n ultravioleta o el nivel de rayos-X. Si era roja, all√≠ no hab√≠a PP. Y fueron.


Una vez llegaron, pensaron que s√≠, que quiz√° mereciera la pena la abstracci√≥n cada vez que se acercaban a su hemisferio norte desde el que divisaban amaneceres dobles, ¿os imagin√°is? Son producto del proceso de rotaci√≥n sincronizada por la cercan√≠a con su estrella, por acoplamiento de mareas entre otras cosas mucho m√°s detalladas. Un fen√≥meno similar al que hace que en la Tierra siempre veamos la misma cara de la Luna. Se hab√≠an pegado una pech√° de viaje, pero les hab√≠an convencido. 4 a√Īos-luz como 4 soles. Tal vez porque los lunes duraban poco… igual de poco que los s√°bados, teniendo en cuenta que 1 a√Īo all√≠ son 11,2 d√≠as aqu√≠.

Lo cierto es que la meteorolog√≠a fue una excusa. El desasosiego que peor sobrellevaban ambos era el que les provocaban las injusticias, los recortes en Ciencia, y en derechos de los trabajadores, los Idomenis, la podrida y resquebrajada Europa, los dioses, las enfermedades y los antivacunas, la homeopat√≠a, el maltrato de g√©nero y la discriminaci√≥n, los Papeles de Panam√°, la picaresca, la telebasura… Volver√≠an a sus or√≠genes para seguir intentando ayudar a acabar con todo eso.

[Dedicado a @ClaraGrima, con cari√Īisimo de @HdAnchiano]



jueves, 15 de septiembre de 2016

Steven Spielberg, Egipto y OSIRIS-Rex.

Si hay alguien visionario en el cine, quiz√° se llame Steven Spielberg. Director, productor, pero sobre todo “imaginador”. Historias incre√≠bles trasladadas con entusiasmo a la gran pantalla para sorprender al personal. Siempre con el radar encendido. ¿El objetivo?: captar el nicho de mercado cinematogr√°fico pendiente de disfrute. Creo que es precisamente ese sexto sentido el responsable de que se le haya elevado a los altares del mundo del celuloide en cuanto a pel√≠culas inimaginables se refiere. Tiene m√©rito encontrar eso. Pero tiene m√°s m√©rito conseguirlo con los medios de los que dispon√≠a cuando lo hizo en sus inicios. Para entenderlo en el contexto hist√≥rico de nuestro pa√≠s podr√≠amos decir, por ejemplo, estas tres situaciones: cuando en Espa√Īa la infame dictadura que aprision√≥ al pa√≠s daba sus √ļltimos coletazos con la muerte del Caudillo, √©l fue capaz de transmitir p√°nico en “Tibur√≥n” (1975) o nos tra√≠a del espacio los “Encuentros en la tercera fase” (1977), cuando aqu√≠ est√°bamos ilusionados con la Copa del Mundo de f√ļtbol y Naranjito nos parec√≠a lo m√°s, √©l se invent√≥ la humanizaci√≥n de “E.T. El extraterrestre” (1982), y mientras en Espa√Īa segu√≠amos de resaca con la tripada de medallas de Barcelona ´92, √©l recreaba en la gran pantalla la utop√≠a cient√≠fica por antonomasia: la clonaci√≥n de seres extintos en Parque Jur√°sico (1993), bas√°ndose en la novela de Michael Crichton. Un Tyrannosaurus Rex que provoc√≥ pesadillas a montones de ni√Īos por lo logrado que estaba. Despiadado por lo natural. Acojonante por lo realista.

 



Tyrannosaurus Rex. El rey de los lagartos, un tirano. Literalmente. Una criatura del Cret√°cico tard√≠o como un autob√ļs urbano dimensionalmente hablando, que seguramente reconozcas con s√≥lo ver la silueta de su esqueleto… porque de eso ya se encarg√≥ el equipo de marketing de la pel√≠cula, colocando su figura en el logo del parque de Isla Nublar. Con un cr√°neo de m√°s de 1 m. de longitud y 1 tonelada de peso (hace apenas un mes que se ha descubierto uno en Montana) necesitaba una cola pesada que lo mantuviera equilibrado. El T-Rex es uno de los dinosaurios m√°s estudiados porque a pesar de existir alrededor de 30 espec√≠menes, sus primeros hallazgos se remontan a la Norteam√©rica de finales del siglo XIX. Sin qu√≥rum sobre su naturaleza, la mayor√≠a da por hecho que era un consumado depredador, mientras el resto piensa que en realidad era un carro√Īero. Sea lo que fuere, lo que est√° claro es que la potencia de su mand√≠bula y los afilados dientes curvos de unos 20 cm. que la poblaban no tendr√≠an problemas para desgarrar la carne de cualquiera que fuera su condici√≥n: caza o carro√Īa. Las dudas sobre ello vienen dadas por las caracter√≠sticas biomec√°nicas. Se considera dif√≠cil que pudiera alcanzar los 20 km/h, y muchas de sus potenciales presas se le escapar√≠an. 

[Foto: pinterest.com]
Hace no mucho me preguntaron, en una conversaci√≥n sobre la vida en Pr√≥xima-b, a ver c√≥mo hab√≠an desaparecido los dinosaurios, porque lo del meteorito era poco cre√≠ble. B√°sicamente le expliqu√© que era poco cre√≠ble si est√°s acostumbrado a ver en el cine glaciaciones que se desarrollan en 48 horas, detecciones de asteroides que impactar√°n sobre la Tierra en menos de un mes, o recreaciones por ordenador que aceleran el time-lapse para transmitir todo lo que se quiere contar en apenas 5 minutos. Si explicas el tiempo que pas√≥ hasta que el ox√≠geno respirable dej√≥ de serlo, ya la cosa cambia. Normalmente, cualquier proceso en relaci√≥n con cambios REALMENTE significativos a escala global lleva tiempo. Mucho tiempo. Nada en geolog√≠a es de la noche a la ma√Īana. Incluso los terremotos o tsunamis, que sorprenden en un abrir y cerrar de ojos, tendr√°n su componente de patr√≥n. Lamentablemente, digo "tendr√°n" porque los cient√≠ficos siguen buscando la manera de predecirlos ya que de ello dependen muchas vidas. Demasiadas. El √ļltimo serio, en Amatrice (Italia). 

De la misma manera que ese tiempo es necesario para la sucesi√≥n de eventos de tanta trascendencia, las agencias espaciales han aprendido a identificar el tiempo que requieren misiones cada vez m√°s ambiciosas. Ser conscientes de la tecnolog√≠a de la que disponemos hoy. Planificar en base a ello, y no en funci√≥n de lo que vaya a llegar, pero sin dejar de trabajar para progresar. Fruto de ese formato de planificaci√≥n, nacieron misiones realmente apasionantes en las que al llegar su d√≠a D los responsables sue√Īan con un “jo, si hubi√©ramos tenido para esa sonda las c√°maras de las que disponemos hoy…”. Hablando de realidades, hechos consumados, misiones como la New Horizons que nos ense√Ī√≥ -y nos sigue ense√Īando- Plut√≥n y Caronte, la Rosetta que lleg√≥ a posarse en un cometa a 400 millones de kil√≥metros, o la propia carrera espacial son ejemplos de que con tiempo y esfuerzo todo llega… por no hablar del megaproyecto de enviar una misi√≥n tripulada a Marte. Veremos. De momento, la semana pasada √©ramos muchos los que est√°bamos por streaming en la web de la NASA para ver c√≥mo se enviaba desde Cabo Ca√Īaveral una m√°s para a√Īadir a ese saco: OSIRISRex. 


Bennu [Imagen: sobreegipto.com]
Una vez m√°s, los implicados se estrujan los sesos para conseguir dar un nombre reconocible a una sonda y hacerla as√≠ m√°s “apetecible” para el disfrute e inter√©s del p√ļblico en general. En esta ocasi√≥n, acr√≥nimo de Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer. A pesar de lo conceptual del nombre, es f√°cilmente explicable. El quid de la cuesti√≥n es Bennu, un asteroide potencialmente peligroso para la Tierra (hablamos del siglo XXII) al que en el Imperio Nuevo de Egipto se representaba en la forma de una garza, con una corona Atef y dos alas a sus lados. De ah√≠ que la designaci√≥n de la sonda "haya tenido que ser" enfocada a Egipto. La sonda va a hacer que, si no eres habitual de las misiones espaciales futuras, te parezca digno de una pel√≠cula de tantas que hay en la historia del cine de ciencia-ficci√≥n. OSIRIS-REx se acercar√° al asteroide, gracias a una asistencia gravitatoria de la Tierra para ganar velocidad y ahorrar tiempo que tendr√° lugar en septiembre de 2.017, utilizar√° sus motores -y despu√©s sus frenos- all√° por agosto de 2.018, y despu√©s de cartografiar el asteroide, en julio de 2.020 desplegar√° su brazo rob√≥tico hasta contactar con su superficie, y durante no m√°s de 5 segundos (!!!) vertir√° un chorro de nitr√≥geno que har√° levantarse polvo, de manera que un filtro lo recoja, analice y guarde para que posteriormente sea enviado a la Tierra de vuelta. Est√°n previstos hasta tres intentos, y tambi√©n se espera que la cantidad recogida sea entre 60 gramos y 2 kilos. Si lo que acabas de leer te parece dif√≠cil, te sorprender√° saber que los japoneses ya lo han hecho con su sonda Hayabusa. Aunque la cantidad de material recogida y su destino no hayan sido los mismos, conceptualmente se puede decir que es el mismo m√©todo. De Osiris no me extender√© en esta entrada, pero no hace falta hablar de la importancia que tuvo como divinidad dentro de la sociedad egipcia. Junto con su mujer Isis y su hijo Horus. La OSIRIS-REx despeg√≥ el pasado 8 de septiembre y no tendremos algo f√≠sicamente tangible de vuelta hasta el mes de septiembre de 2.023. Ah√≠ es nada. A ver si al menos trae 60 gramos. Una nueva misi√≥n de larga duraci√≥n, con un objetivo ciertamente ambicioso, gracias al cu√°l estaremos pendientes de lo que pase "ah√≠ fuera". Como si necesit√°ramos mucho... jeje

Recreación de la sonda acercándose a Bennu. [Imagen: NASA]
Creo que ni el mismísimo equipo de marketing de Parque Jurásico lo podría hacer mejor, al igual que también creo que los objetivos de las misiones espaciales se parecen cada vez más a las producciones de Spielberg.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Rosetta y Philae, el reencuentro.

Justicia interestelar. Escepticismo aparte, podr√≠amos pensar en ella. Coincidiendo con la efem√©ride del 5 de septiembre de 1.977 cuando el cohete Saturn V “dispar√≥” la sonda Voyager 1 hasta el infinito m√°s cercano, la sonda de la misi√≥n Rosetta daba pasado d√≠a 4 un √ļltimo alegr√≥n a los cient√≠ficos del centro de control de la ESA. Entre las im√°genes captadas desde la c√°mara OSIRIS de la nave, se puede ver la peque√Īa Philae en el lugar exacto en el que acab√≥ sobreviviendo a los dos rebotes sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko el 12 de noviembre de 2.014.

Lanzamiento de la sonda Voyager 1 [Foto: pica-about-space.com]
Es una manera incre√≠blemente po√©tica de terminar la misi√≥n, dado lo perentorio del momento. En los √ļltimos coletazos. La Rosetta fue cumpliendo hitos durante sus m√°s de diez a√Īos de vida. Se concibi√≥ como algo fuera del alcance de las manos y acab√≥ siendo el beb√© que meces en tu regazo despu√©s de un parto dif√≠cil. Fue un proceso largu√≠simo el que la llev√≥ desde el c√°lculo de la trayectoria del cometa, pasando por el papel de los ingenieros de la ESA, hasta posarse sobre su superficie. C√°lculos y m√°s c√°lculos. Se√Īales recibidas. Aparatos capaces de estudiar la actividad de un cometa, algo impensable durante much√≠sima parte de la historia de la astronom√≠a. Todo en busca de alguna pista que nos pudiera decir si esos viajeros del espacio ten√≠an algo que ver con la aparici√≥n de vida en la Tierra.

Fotografías de la sonda Rosetta donde se aprecia la ubicación exacta de Philae. [Fotos: ESA]
El cometa 67P/CG describe una trayectoria que, desde su descubrimiento en 1.969, ha permitido controlar su movimiento hasta el punto de poder permitir lanzar una nave (Rosetta) en el a√Īo 2.004 desde m√°s de 400 millones de kms, alcanzarlo, ponerla a orbitar sobre √©l y soltar sobre su superficie en la zona deseada (Agilkia) un robot (Philae) capaz de tomar muestras y enviar los datos a la Rosetta para que √©sta los mande de vuelta hasta la sede de la Agencia Espacial Europea. Parece ciencia-ficci√≥n, pero los equipos involucrados en  la  misi√≥n  se  encargaron  de   convertirlo   en   una    realidad    ilusionante.   Recuerdo 
-emocionado- el d√≠a del aterrizaje del m√≥dulo Philae sobre la superficie. Recuerdo los 28 minutos que tardaba en confirmarse cada noticia. Recuerdo haber pensado “¡qu√© grandes somos, joder!”. Recuerdo el abrazo entre el director de vuelo Andrea Accomazzo y el resto del equipo de control tras confirmar la recepci√≥n de la se√Īal. Fueron momentos √ļnicos. Irrepetibles. Y ah√≠ estaba yo, mirando la pantalla del ordenador. Sinti√©ndome afortunado de vivir en el siglo XXI porque soy de los que a lo mejor si hubiera m√°quina del tiempo viajaba al pasado, pero d√≠as como aquel me hacen pensar que llegado el caso, a lo mejor lo correcto ser√≠a invertir los datos para viajar al futuro. La misi√≥n Rosetta en su conjunto, por cierto, est√° nombrada con relaci√≥n a la Historia en el Antiguo Egipto, como ya coment√© en su d√≠a. 

El viaje de Rosetta y Philae hasta 67P/C-G [Imagen: ESA]
El viaje est√° siendo fascinante y ya est√° catalogado entre los m√°s emocionantes de la exploraci√≥n espacial. El fallo de los arpones de anclaje, los rebotes en la superficie, la posici√≥n final, la hibernaci√≥n, el despertar… Lamentablemente, el pobre robot Philae acab√≥ en una zona demasiado oscura como para alimentar sus bater√≠as y su autonom√≠a se limit√≥ a 57 horas de informaci√≥n. Sin la ubicaci√≥n exacta, para los cient√≠ficos era dif√≠cil determinar ciertos datos de los que envi√≥, pero este √ļltimo descubrimiento desde los poco menos de 3 kms. de la superficie en lo que era un sobrevuelo de preparaci√≥n para estrellar la sonda Rosetta sobre el cometa el pr√≥ximo 30 de septiembre permite a los cient√≠ficos valorar y sacar conclusiones como las que a lo largo de estos dos a√Īos han ido sacando. Composici√≥n, erosi√≥n, comportamientos, etc… Sin duda, la misi√≥n Rosetta ha tenido un final acorde a lo √©pico del conjunto.